Lifestyle

Meet My Hood: Neukölln, Berlín

Artículo publicado el 25 de Agosto de 2017
Artículo publicado el 25 de Agosto de 2017

Los locales a menudo dicen "Neukölln ya no es lo que era". Pero este barrio de Berlín sigue siendo a una de las zonas más diversas y vivas de la ciudad, y no va a permitir que su reputación como "el lugar más moderno de Berlín" se pierda. 

Lo que antes era un barrio pobre y destartalado, es ahora vibrante y vivo. La irrefutable vida nocturna de Neukölln y su escena cultural atrae a todos los modernitos. Pero mientras creciente popularidad ha traído nuevos bares y cafés, también forzó a muchos locales a cerrar sus negocios y a dejar sus hogares debido a un aumento en los precios de los alquileres. Este es uno de los barrios más modernos de Berlín.

Neukölln comienza en un mercado turco en el Maybachufer. Los jueves y viernes, ofrece frutas y vegetales frescos, pan, queso, comida callejera y música. Es una representación perfecta de la multiculturalidad de Neukölln, y acoge a compradores de todo el mundo. En una esquina de la calle, los kebabs turcos están junto a los restaurantes latinoamericanos, libaneses y puestos de falafel sudaneses. Puedes escuchar todo tipo de idiomas. En las calles se habla desde alemán hasta árabe. La Weserstrasse está llena de bares, y son tan diversos que incluso puedes encontrar 'Boyarsky' ruso y 'Sake' japonés. 

Vistas desde la azotea

Christoph, vocalista de la banda local Von Flocken, vive cerca de Landwehrkanal–un pequeño canal que separa Neukölln de Kreuzberg y es ampliamente conocido como 'Kreuzkölln'. Después de seguirlo por unas escaleras llegamos a una terraza en la azotea.  Las tejas rojas de los tejados vecinos, la cúpula Berliner Dom y la torre de televisión de Alexanderplatz son todas visibles. La vista es casi perfecta. Hace unas tres semanas, Christoph organizó un pequeño festival de música con varias bandas locales. Alrededor de cien personas vinieron aquí para disfrutar el verano, la música y la vista.  

Pero esta no es la única azotea en la zona. Es difícil de imaginar pero en lo alto del centro comercial Arkaden, situado al lado de la Rathaus Neukölln, puedes encontra un lugar llamado Klunkerkranich– una cabaña y terraza de madera con una de las mejores vistas de la ciudad. Mientras que la fiesta que Christoph organizó es solo con invitación, Klunkerkranich se ha vuelto tan popular que es conocido por sus largas colas–especialmente en los fines de semana del verano. 

Originario de Colonia, Christoph se mudó a Berlín hace cuatro años y medio. Le costó un tiempo sentir esa sensación de pertenencia. “Al principio cuando vine, me sentí como si estuviera de vacaciones en algún lugar, en otro país,” Christoph se ríe. “Y me gustó mucho eso. Y ahora que se ha convertido en mi hogar, esta sensación internacional, de alguna manera, se ha convertido en mi hogar también” dice mientras bebe una taza de café en su cafetería favorita. Raramente se mueve de Kiez—una pequeña parte del barrio—porque tiene todo lo que necesita. 

Christoph tocó música durante un tiempo. Y está seguro de que lo mejor de Neukölln es su vibrante escena musical. Puedes encontrar música en cada esquina: los festivales afloran en Hermannplatz, músicos en vivo en las calles y pequeños lugares ofrecen un hueco a las bandas locales. Un sitio muy especial para Christoph es un bar llamado Prachtwerk, que tiene una noche de micrófono abierto los miércoles. Fue aquí donde Christoph tocó su primera canción en Berlín y conoció a su compañero de banda Tom que toca la guitarra y el sintetizador. 

Un pueblo en un barrio de una ciudad

Decimos adiós a Christoph y nos dirijimos hacia Rixdorf, también conocido como el pueblo oculto del centro de la ciudad. Mientras deambulamos por las calles rumbo a Richardplatz, el paisaje cambia drásticamente. La vibrante y viva Berlín ha quedado atrás. Neukölln no es el lugar donde esperarías encontrar casas de pocos pisos, patios acogedores y parques tranquilos. 

Jens, un periodista y fotógrafo establecido en Berlín, vive a la vuelta de la esquina. "Me encantaría mostraros el lugar", dice cruzando la calle hacia nosotros, "Pero primero tomemos un café". Aceptamos una segunda taza. Es domingo, por amor de Dios. Jens se desvía a la plaza, ralentiza su paso cuando llega a un mural colorido de un hombre con una alpaca de paja. Resulta que cada otoño se celebra aquí una carrera de rotopacas de paja, en recuerdo a 1750 cuando Rixdorf era un completo asentamiento rural. 

La siguiente parada, en el recorrido de Rixdorf con Jens, es un pasadizo escondido en el patio trasero con un estanque en el centro, que está ahora siendo transformado en un jardín urbano limpio pero escondido. "Nunca planeé establecerme en el Kiez cuando me mudé a Berlín", dice Jens. "Estaba buscando un lugar y estaba listo para estar de un barrio a otro. Pero ahora, este bonito lugar forma parte de mí, y simplemente no me quiero ir". 

Lucha contra la gentrificación

La combinación del lado silencioso de Rixdorf y la vitalidad de Kreuzkölln ha hecho de estas áreas unas de las más deseadas en Neukölln. Para conseguir un piso, o incluso solamente una habitación, tienes que hacer largas colas y pagar al menos un cincuenta por ciento más que en la mayoría de los barrios en Berlín. 

“Neukölln ya no es lo que era”, es algo que los locales a menudo dicen. Niels y Vanessa, a quienes conocimos en Weserstrasse expresan su preocupación acerca de lo que está pasando con el lugar donde nacieron y crecieron: “Todos estos nuevos bares reemplazan los buenos y viejos lugares. La gente tiene que mudarse y los alquileres suben por los pisos de Airbnb".

Niels vive en Friedelstrasse, donde hace apenas dos semanas la policía desalojó Friedel54, una casa ocupada por un centro social autogestionado. Un nuevo inversor ha comprado el edificio y planea aumentar los precios del alquiler. “Luxurisation” es como Niels ha nombrado a este proceso. Él participa a menudo en actividades contra este proceso en Neukölln.

Al final de nuestro viaje paramos en Friedel54. La puerta delantera está abierta, por lo que entramos sigilosamente. El interior es terriblemente silencioso. Las pintadas 'F54 will not give up' [F54 no se rendirá, ndlr] todavía están en las paredes justo al lado de la notificación oficial de la policial informando a todos sobre el desalojo del edificio.

Palabras de los vecinos

La gente

  

¿Cuánto cuesta?

Centros de actividad en Neukölln

Klunkerkranich (bar en la azotea), Karl-Marx-Straße 66

Roamers (lugar ideal de brunch ), Pannierstraße 64

Alter Roter Löwe Rein (bar), Richardstraße 31-32

Mama Bar, Hobrechtstraße 61

Café Dritter Raum (café y bizcochos), Hertzbergstraße 14

TiER (bar), Weserstraße 42

Ä (bar), Weserstraße 40

Prachtwerk (bar y galería de arte), Ganghoferstraße 2

Körnerpark and Tempelhofer field (mejores parques locales) 

---

Este artículo es parte del proyecto Meet My Hood de cafébabel. El objetivo es descubrir barrios desconocidos en las ciudades europeas más grandes. ¡Participa, desde donde estés!