Lifestyle

SOS altas temperaturas: los sitios frescos de Europa

Artículo publicado el 1 de Septiembre de 2017
Artículo publicado el 1 de Septiembre de 2017

El verano se asocia con las vacaciones, pero también con el calor. En estos meses los europeos deberán encontrar refugios de frescor en su capital. Un rápido vistazo a los lugares que pueden salvar de la insolación. 

En París, desde este mes de julio de 2017, es posible darse un chapuzón en el Estanque de la Villette. Una novedad desde que, en el año 1923, se prohibió el baño en las aguas bravas de la capital. Un sueño imaginado por el antiguo presidente de la República, Jacques Chirac, cuando prometió que el Sena sería accesible de nuevo para el baño. Con un cupo de mil bañistas al día, el Estanque de la Villete se arriesga a ser invadido. 

En pleno corazón de Londres, en el famoso pulmón verde de Hyde Park, se encuentra el Serpentine Lido. Ahí, todo no puede ser nada más que orden y belleza, y desde el mes de mayo, lujo, calma y voluptuosidad se dan cita alrededor de este lago artificial que acogió la prueba de triatlón de los Juegos Olímpicos de 2012.

Por su parte, los romanos, a partir de este viernes 28 de julio, pueden sufrir ocho horas de escasez de agua al día. Como consecuencia de un mes de sequía en Italia, la presión de los grifos se ha reducido en la capital. La alternativa sería refrescarse en la Fontana de Trevi, como en la famosa escena de la Dolce Vita de Federico Fellini. Pero con esta opción uno se arriesga a ser multado-una cantidad entre cuarenta y 240 euros - por parte del Ayuntamiento de Roma, que prioriza la protección a las fuentes. Así pues, es a veinte kilómetros, en el sudeste, en el Lago de Albano, donde los romanos van a refrescarse.

Varsovia, de igual manera, no está a salvo de los picos de calor. Para hacer frente, los polacos se intercambian buenos planes en internet y, el lugar habitual, no es otro que el parque Lazienki o “parque del baño”. Con sus múltiples palacios reales, es también un centro cultural neurálgico de la ciudad.  

En Madrid, con temperaturas por encima de los treinta grados en el mes de agosto, la canícula puede sentirse rápidamente. El Parque del Retiro, con sus fuentes y su gran estanque, permite a los madrileños encontrar un poco de sombra en pleno centro de la ciudad.  

En el sur de Bruselas, en las inmediaciones del bosque de Soignes, la zona del parque de la Cambre es el refugio favorito de los belgas en busca de frescor. Incluso, los ciclistas de la 38 edición del Tour de Valonia pasaron el 25 de julio por este pulmón verde.

Y para terminar, los berlineses tienen dificil elegir, dada la gran cantidad de parques y lagos que hay en la ciudad. Si la idea que surge es la de bañarse en el río Spree, Berlín, al contrario que París, no ha creado estanques de agua filtrada sino que ha previsto una piscina flotante: Badschiff.