Lifestyle

Vegano y feminista, así es el mundo de Sophia Hoffman

Artículo publicado el 28 de Febrero de 2018
Artículo publicado el 28 de Febrero de 2018

Aunque antes trabajaba como periodista musical y DJ, Sophia Hoffman es ahora cocinera, autora y escritora de un blog. Esta berlinesa de adopción combina la cocina vegana con temas feministas con el deseo de que otras mujeres del mundo gastronómico se unen a la causa y revolucionen el mundo. 

Sophia Hoffmann tuvo una experiencia reveladora en 2010. Ocurrió cuando leía un artículo en el periódico sobre la relación entre la cría de animales y el cambio climático. A esto se le sumó una frase del libro Comer animales, de Jonathan Safran Foer, donde se aludía al empleo de antibióticos en la ganadería intensiva: "Solo un animal enfermo puede dejarse manipular". Tras esta lectura, Sophia tenía claro que esto era "poco ético" y decidió tomar cartas en el asunto: "Decidí no continuar apoyando esta industria". Con esta decisión le ponía fin a un largo proceso. Como tantos otros niños, Sophia creció en los 80 en un entorno donde se defendían valores ecológicos, así que a una edad temprana ya era consciente de la importancia de respetar el medioambiente y de cuidar su alimentación. De mayor, Sophia empezó a comer cada vez menos carne y después se volvió vegetariana, antes de optar finalmente por una dieta libre de productos de origen animal.

La princesa y el guisante

La nueva dieta de Sophia era compatible con su amor por la cocina y su compromiso hacia el entorno. "En el futuro todos nos veremos obligados a tener que renunciar a algún que otro filete con tal de garantizarles a nuestros hijos un futuro en este planeta", dice Sophia en su podcast. Sophia, que está más cerca de los 40 que de los 30, nunca ha recibido una formación como cocinera, pero ha trabajado desde que tenía 16 años en la gastronomía y siempre ha cocinado con gran pasión para sus amigos y conocidos. Pero ¿por qué no dedicarse profesionalmente al mundo culinario? Durante mucho tiempo, ni siquiera se lo planteó. Tras trabajar diez años como periodista autónoma y DJ, empezó a interesarse por el entorno blogger y fue entonces cuando se dio cuenta de que cocinar, en especial recetas veganas, era su punto fuerte. De modo que, a partir de 2011, empezó a publicar en su blog platos veganos, mostrando siempre una actitud informal, relajada y cercana. En una de tantas conferencias a las que fue invitada, Sophia compartió con el público que lo que más le molestaba fue la fuerte crítica del veganismo, como si los veganos fuesen personas aburridas y antipáticas que carecen de energía y ganas de vivir.

Un año más tarde, en 2012  Sophia recibe las primeras solicitudes para participar en los famosos supper clubs, (clubes en los que se cena) que Sophia había fundado en Berlín. A este le siguieron otros en Hamburgo, Múnich, Zúrich y otras ciudades. Sophia, oriunda de Múnich, se dio cuenta de que sus propias recetas tenían mucho éxito. Le gusta esta idea de movilidad y flexibilidad, por lo ahora mismo no se plantea tener un restaurante propio, aunque no lo descarta para el futuro. Pero en su nuevo hogar, Berlín, Sophia ha ayudado a fundar Letitbe, una crepería situada en el barrio de Neukölln que también ofrece sándwiches, hamburguesas y otras delicias veganas. Según nos cuenta, en la nevera de su casa no pueden faltar los siguientes ingredientes: "Distintas variedades de mostaza, mermeladas, miso, encurtidos, pasta de curry, kombucha casera (bebida a base de té), kéfir de agua y leche de avena”.

Como es evidente que sus labores en la gastronomía y la cocina no son suficientes para esta mujer llena de energía, además de escribir textos en su blog, también escribe libros. En 2014 se publicó su primer libro de recetas Sophia vegane Welt ("El mundo vegano de Sophia"), al que le siguió en 2016 Vegan Queens ("Reinas veganas"). Este último, al que Sophia denomina con cariño "la panacea", combina la alimentación vegana con el feminismo. En diez capítulos y con diez menús, Sophia cuenta diez historias acerca de diez mujeres distintas que abrieron un negocio relacionado con el mundo de la alimentación. El libro no solo trae recetas sin carne ―como calzone relleno de espinacas, albahaca, nueces y mozzarella de anacardos o bolitas crujientes de mijo, zanahorias y cúrcuma con mayonesa de canela―, sino también historias de mujeres emprendedoras en la gastronomía, un mundo todavía dominado por hombres. "Muchas mujeres suelen ser demasiado modestas acerca de su carrera y sus éxitos profesionales. Quería colocar en un pedestal a todas las mujeres que había elegido, no solo otorgarles visibilidad, sino darles el reconocimiento que se merecen. Por eso las coroné reinas", explica Sophia. En el escenario o en sus presentaciones, Sophia explica que siempre suele ser la única mujer entre hombres que no dejan de hacer ruido; incluso cuando hay muchas más mujeres que trabajaban en la gastronomía vegana y vegetariana. Vegan Queens muestra que hay mujeres emprendedoras en este sector y quiere animar a poner ideas en marcha.

Intro del canal de youtube creado por Sophia

Alimentación vegana y feminismo

Sin embargo, ¿qué tienen en común el veganismo con el feminismo? Por interesante que parezca, sí que existen nexos de unión. En las décadas de los 70, 80 y 90, renunciar a la carne era algo casi imprescindible para cualquier feminista. La obra de referencia sobre este tema fue publicada en 1990 por la autora y activista estadounidense Carol J. Adams. En La política sexual de la carne. Una teoría crítica feminista vegetariana, la autora indica que en una sociedad patriarcal donde se consume carne, tanto a las mujeres como a los animales se les despoja de su estatus como sujetos. Ninguno de los dos pueden tomar decisiones sobre sus propios cuerpos. Para muchas feministas, los paralelismos entre la opresión de los animales y la de las mujeres son evidentes. En el caso de la leche, por ejemplo, las vacas deben estar embarazadas para producirla, por lo que son sometidas a la inseminación repetidas veces, lo que es un acto de violencia sexual.

Sophia, por su parte, cree que es difícil establecer una relación concreta entre la alimentación vegana y el feminismo aunque, según explica, ella misma reúne ambas características. "Me considero feminista y me parece terrible que haya gente que utiliza esta expresión como si fuese un insulto. Estoy a favor de la igualdad de las personas, sin importar el sexo, la orientación sexual o las creencias". Al preguntarle en qué creía que se basaba la imagen de la "mujer en la cocina", Sophia contestó con otra pregunta bastante simple: "¿Se le haría la misma pregunta a un hombre en la cocina?".

También en Berlín, Sophia defiende una mayor colaboración y apoyo mutuo. Pertenece a la red de mujeres Feminist Food Club. Pese a solo tener un año de vida, esta red ya cuenta con cientos de miembros: mujeres de todos los ámbitos del mundo culinario, entre las que se encuentran cocineras, emprendedoras o periodistas gastronómicas. Hay una red en línea y reuniones cada mes donde los miembros dan charlas, muchas de las cuales tienen que ver con el placer y la comida, aunque también las hay sobre temas como los hijos y la trayectoria profesional. Sophia también ha dado una charla y siempre acude a las reuniones: "Gracias al Feminist Food Club he conocido a gente nueva que es maravillosa y tengo acceso a una red fuerte y solidaria. Me encantaría que no solo hubiese algo así en Berlín, sino en todas partes".

El 8 de marzo, día mundial de la mujer, Sophia será una de las seis cocineras en la organización neoyorquina James Beard Foundation, donde preparará una cena. El lema del evento es Women chefs rule: the vegetable edition ("Las cocineras al poder: edición vegana"). Sophia tiene muchas ganas de ir, porque considera que la Beard Foundation es, como dijo en Instagram, el "Carnegie Hall de la cocina en Estados Unidos". A lo que añade "Es un gran honor para mí poder cocinar en una ocasión tan especial. Ya tengo pensado algo especial, por supuesto", confesó Sophia. "Hay una alusión al plato preferido de mi infancia: Kärntner Kasnudeln, una especialidad austriaca de la que he creado una versión vegana. Consiste en pasta rellena de patatas, ricotta de almendras, cebollino y menta fresca. Por último, mi pan rojo rallado por encima".

A principios de este año Sophia estuvo en Nueva York, donde donde se sumó a los 2.000 manifestantes de la Women’s March junto a favor de la igualdad y de un trato respetuoso. Según dice, "ahora que estamos invadidos por el lenguaje provocativo de la extrema derecha, el feminismo es algo que debe defenderse y por lo que merece la pena luchar. Me alegro de que mi voz sirva para lograr este propósito". Su voz y, cómo no, su cuchara de cocina.