Lifestyle

Voleibol nudista: "Estamos desnudos y nos tuteamos"

Artículo publicado el 8 de Septiembre de 2017
Artículo publicado el 8 de Septiembre de 2017

Con el calor asfixiante que ha golpeado a Europa este verano, resulta sorprendente que la comunidad nudista no haya aumentado. De hecho, está disminuyendo. Pero a pesar del declive, una asociación deportiva en Berlín ha conseguido atraer a nudistas con sus actividades. Así se juega desnudo al voleibol.

Cojo la pelota y me incorporo. Un hombre mayor, de al menos sesenta años, está haciendo sentadillas a unos metros de mí, mientras sus joyas de la corona le cuelgan entre las piernas. Ya me estoy arrepintiendo.

Son las siete de la tarde de un lunes, y estoy en el gimnasio de la escuela Albert Graefe en Kreuzberg, Berlín. ¿Código de vestimenta? Nada más que mis zapatillas de deporte y mis calcetines. Ocho hombres desnudos, algunos entre los veinte y los treinta, y otros algo más mayores, se están pasando pelotas de voleibol los unos a los otros. Todos hablan o calientan mientras Mike guarda en su riñonera los cuatro euros que ha pagado. Mike se ocupa de organizar los partidos de voleibol en el Adolf Koch Familien-Sport-Verein, un club de deportes familiar. Un "club para familias" que solo ofrece deportes nudistas. Entre la oferta encontramos tenis de mesa, clases de yoga, deportes acuáticos, y por supuesto, voleibol. Todos ellos, desnudos. Se trata de una clásica organización FKK (FreiKörperKultur), es decir, naturista.

Antes de poder darme cuenta, Mike ya está explicando algunos ejercicios de voleibol en alemán. Puedo entender bastante, y me doy cuenta de que simplemente tengo que dejarme llevar. Es cierto que estoy desnudo en un gimnasio escolar, pero les voy a enseñar de lo que soy capaz. En mi mejor alemán le comento al hombre que está a mi lado que ni siquiera se me da tan bien el voleibol. En realidad sólo estoy aquí en calidad de periodista. Se ríe y me pasa la pelota. Respiro hondo y practico la defensa hacia adelante con Julian.

El nombre del club proviene de Adolf Koch, el líder del movimiento FKK antes de la Segunda Guera Mundial. Tenía una relación interesante con la cultura del nudismo y con el partido que llevaba su nombre. Alemania tiene una rica historia de nudismo; aunque en los Estados Unidos o en el Reino Unido ha sido un tema tabú, siempre ha estado presente en las tradiciones vacacionales europeas. Fearguss O'Sullivan escribió que "en lugar de sexualizar el cuerpo, el movimiento naturista pretende liberar a las personas de la vergüenza y la desigualdad social a la que solemos vernos sometidos por la ropa". Continúa explicando que antes de 1989, especificamente en los estados comunistas y seculares de Europa del este, era normal hacer una distinción entre el trabajo y el ocio separando las dos actividades con dos atuendos diferentes. Los nazis incluso llegaron a utilizar modelos desnudos en su propaganda, aunque luego se retractaron para crear una sociedad masculina más uniforme. La izquierda de la posguerra tenía su propia manera de mirarlo, incluso una revista nudista de izquierdas contenía el eslogan "estamos desnudos y nos tuteamos".

"Hemos estado jugando al voleibol aquí casi cada semana desde 2012, ¿verdad?" Mike (28) mira a Julian (31) mientras nos sentamos en los vestuarios para hacer la entrevista. Esta vez, vestidos para la ocasión. "Él fue quién me metió en esto", dice Mike señalando a Julian. "Desde siempre he jugado al voleibol vestido, y a Julian ya le gustaba la FKK, cuando encontramos este club deportivo fue muy emocionante". Los dos hombres ahora viven en un apartamento nudista con otras dos personas y disfrutan hablando de su estilo de vida.

"Mucha gente lo hace en Alemania", explica Julian, "hay campings nudistas, clubs de yoga, tours de vacaciones, playas nudistas, y muchas otras actividades. Ya hace años que voy a vacaciones nudistas. Se trata de estar conectado con tu cuerpo y sentirte completamente libre. Además es más sano mientras haces deporte, porque puedes ver tu cuerpo y comunicarte mejor con él. Es muy diferente con ropa." Mike completa el discurso de su amigo: "¡Y es mucho más práctico no tener que traer tanta ropa de deporte!".

Cojo la pelota y me preparo para sacar. La adrenalina corre por mis venas. El marcador muestra 24-23, un punto de set para nosotros. Para ser mi primera vez, he jugado bien. Julian incluso se me acercó y me felicitó. No puedo evitar darme cuenta que me está encantando la parte deportiva del asunto. En general, la atmósfera es relajada, aunque alguno de los hombres es muy competitivo cuando se trata de decidir si la pelota estaba dentro o fuera del campo. Hemos jugado alrededor de seis sets de veinticinco puntos, y todos se acercan a la red para chocar los cinco cuando un equipo gana un set. Para cualquier espectador debe de haber sido una visión ridícula. Ocho hombres vestidos exclusivamente con zapatillas y calcetines (y alguna que otra rodillera) apiñándose alrededor de la red.

En el vestuario les pregunto de broma que si llevar rodilleras no es hacer trampa. "Lo primero es protegerse, ¿no?" dice Mike. Luego les pregunto algo que lleva rondando mi mente un rato: "¿No hay ningún tipo de conexión sexual? ¿No hay tensión?" Mike se ríe, y Julian dice: "No aquí. Es decir, nunca conoces las motivaciones de cada uno de los que vienen aquí. Pero se trata de ser completamente libre. Esa asociación automática entre la desnudez y la sexualidad es rara, en nuestra opinión. Solo porque normalmente estás vestido y solo te quitas la ropa para tener relaciones sexuales con otras personas. Si acaso, hay un elemento estético en todo ello. Haces todo por y con tu cuerpo. La ropa te arrebata esa opción."

Mientras las organizaciones FKK no paran de perder miembros, Mike y Julian me comentan que han visto un aumento regular en los miembros del club deportivo Adolf Koch. Como razonamiento en favor del declive general, aluden al intenso debate y las numerosas prohibiciones contra bañarse desnudo, por ejemplo en un lago en el sur de Alemania, y el aumento en el acoso a nudistas. Pero el aumento de los teléfonos inteligentes con cámara y de los turistas tampoco está ayudando a la cultura FKK que conocían y amaban.

Cuando les pregunto si tienen algún mensaje para los jóvenes europeos que busquen añadir un nuevo elemento a su dosis semanal de deporte, Mike dice: "Confía en ti mismo, puede resultar difícil ir la primera vez. Pero mucha gente nos ha contado que se trata de una experiencia clave en la vida. Así que, inténtalo. Es liberador." Julian asiente y sonríe. "Ya es la segunda vez que vienes, ¿no?"

El marcador muestra 24-23. Lanzo la pelota al aire y en ese momento dejo mi mentalidad competitiva de lado y me doy cuenta de que hay siete hombres mirando cómo mi cuerpo desnudo salta para sacar. Fallo el golpe y la pelota golpea la red. Durante unos segundos no me puedo mover. ¿Qué estoy haciendo aquí?

El marcador muestra 24:24. No hay tiempo para pensamientos desnudos. Vamos. "¡Te toca!" grito, mientras lanzo la pelota por encima de la red. Estábamos desnudos y nos tuteábamos.

---

¿Quieres escribir en cafébabel?Propón tu idea aquí