Política

Barack Obama inspira moda en París y arte en Barcelona

Artículo publicado el 3 de Noviembre de 2008
Artículo publicado el 3 de Noviembre de 2008
Su rostro gigantesco hecho de arena visto desde el aire o estampado en prendas de moda por las pasarelas: Obama se ha convertido en una fuente de inspiración. Entrevista cruzada al artista cubano-neoyorquino Jorge Rodríguez Gerada y al diseñador franco-marroquí Jean-Charles de Castelbajac

La cara de Obama, de Cuba a Barcelona vía Google Earth

(Imagen: JRG sitio oficial, artjammer.com/expectation)Hay movimiento de gente en el Fórum de Barcelona estos días. El artista cubano-neoyorquino Jorge Rodríguez Gerada (Santa Clara, Cuba, 1966), que vive a caballo entre Nueva York y la Ciudad Condal, trabaja a contracorriente para terminar su última obra, que debe estar lista el 3 de noviembre, la víspera de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. El reto es reproducir con 500 toneladas de grava el rostro del candidato demócrata Barack Obama en el suelo del Fórum de Barcelona junto a playa, ocupando casi una hectárea y que se podrá ver desde el aire y, también, para más comodidad de quienes no les vaya bien pasar por la capital catalana, desde Google Earth. 

Pero la lluvia de estos últimos días está dificultando la culminación del proyecto y, a dos días para que el enorme rostro de Obama esté listo, el barro inunda la explanada donde se ubicará la réplica del demócrata. “Hay barro por todas partes”, explica Rodríguez Gerada, así que tanto él como los voluntarios que le están ayudando se han equipado con botas de lluvia hasta las rodillas, chubasqueros y lo que haga falta para terminar el cuadro a tiempo.

(Imagen: JRG sitio oficial, artjammer.com/expectation)

Los dibujos en el suelo con arena y grava se utilizan en muchas culturas para realizar ceremonias religiosas y para la meditación, y Rodríguez, adoptando la figura de artista chamán a gran escala, quiere trasladar una metáfora de lo que representa Obama en Estados Unidos y en el resto del mundo.

“Mi intención es provocar en la gente la reflexión sobre la expectativa que ha creado la figura de Obama en gran parte del mundo”, explica el artista, por esto el título de su obra es justamente Expectation, por la expectativa de cambio que Obama ha despertado en muchos ciudadanos que han depositado en él todas sus esperanzas. “Obama puede hacer todos los cambios que quiera para mejorar el país, pero no le va a ser fácil”, argumenta el artista. Con su obra, Rodríguez quiere alertar sobre el hecho de que “si estamos buscando héroes es que realmente el mundo está muy mal, y el cambio es necesario”.

"El mundo es cada vez más pequeño y lo que pasa en Estados Unidos afecta al exterior"

Y Obama representa este cambio, un soplo de aire fresco a la desilusión con el poder político establecido de EE UU estos últimos años. Si se le pregunta por qué ha decidido enviar este mensaje desde Europa, Rodríguez lo tiene claro: “El mundo se hace cada vez más pequeño y todos vamos en el mismo barco, así que lo que lo que pase en Estados Unidos afecta al exterior”. Al contrario de lo que algunos puedan pensar, la obra no está costeada por el partido demócrata ni por ninguna organización afín. El coste inicial del proyecto se cifró en unos 15.000 euros, pero al final el artista y sus colaboradores solo han podido recaudar 450 euros, más 6.000 euros que el artista ha puesto de su propio bolsillo. “Estamos en crisis”, bromea.

Como muchas de las creaciones de Rodríguez, Expectation será una obra de arte efímera. Estará algunos días en el Fórum, se sacarán las fotos desde el aire y se mandarán a Google Earth para que la imagen quede para la posteridad en el espacio cibernético. ¿Los proyectos de futuro de este artista? Algunos dibujos en Oporto y Luxemburgo, además de querer plasmar una obra semejante al trabajo realizado con el rostro de Obama pero de una persona anónima. “La gente común es la que realmente importa”, concluye.

Moda Obama, de la India a París, pasando por el RU y Washington

(Fotos: iqons/ Flickr)La cara de Barack Obama comenzó a captar la atención, hasta copar la semana de la moda primavera-verano de Jean-Charles de Castelbajac. Una masa de 500.000 lentejuelas forma la imagen de Obama al frente de un traje de seda, representando la masa de gente inspirada por él, según nos cuenta el mismo diseñador franco-marroquí. La espalda del vestido recrea el manifiesto de Martin Luther King, “I have a dream”, adornado como un “póster como el de las universidades”, mientras que una insignia de la universidad donde estudió Obama adorna el hombro derecho del vestido. “Justamente para recordar su educación y formación”, nos cuenta este hombre de 59 años desde su boutique en el centro de París. El vestido anima al voto: en el guante de la mano derecha puede leerse “yes”, añade este diseñador conocido como JC/DC, mientras que en la mano izquierda puede leerse “no”. 

Este vestido único no está a la venta (aunque su confección ha costado unos 3.000 euros). Se trata más bien de una forma de expresión de los sentimientos del diseñador. “Impresionado”, por el “carisma del candidato demócrata, preocupado por el cambio y por la gente joven”, fue concebido en un momento de inspiración creadora, y realizado en solo diez días en India. La forma en la que ha sido confeccionado recuerda a otro diseño de Castelbajac, donde conmemoraba la visita del papa Juan Pablo II a París, que fue bordado por una costurera musulmana. “Mostrada esa fe tan real que rodeaba a este señor”, destaca. 

"Hoy la moda es algo más que márquetin y superficialidad"

A pesar de su mezcla entre la política, moda y actualidad, Castelbajac niega estar intentando hacerse publicidad. “Trabajé de forma voluntaria para el Papa. Me alegro de que este traje pueda producir expresar mis convicciones hacia este hombre hoy”. A pesar de ello, no mucha gente de la industria de la moda se implica en política, ni siquiera en tiempos de elecciones. “En Francia, la gente casi no se posiciona políticamente. La gente se identifica con actitudes muy consensuales. Pero lo que dices contribuye al mundo. Hoy, la moda es más que márquetin y superficialidad”. 

El vestido puede haber recogido ovaciones en la pasarela, pero Castelbajac ha recibido también cartas de queja del sur de Tejas, entre otros lugares, no demasiado amables. Él dice que no va a “responder a la estupidez”. “Quiero ver ese amarillo puro sobre la señora de Obama”, afirma. La primera dama en potencia recibirá el vestido, pero no antes de que la cantante estadounidense Katie Perry lo lleve puesto en la entrega de los premios MTV de música en Liverpool el 6 de noviembre. “Me alegraría mucho ver a esta joven artista llevarlo”, sonríe Castelbajac. Evitará los bares de París el día de las elecciones, y declara que no hay ninguna posibilidad de que Obama no gane.