Política

Comienza el proceso al militar norteamericano Mario Lozano en Italia

Artículo publicado el 14 de Mayo de 2007
Revista publicada
Artículo publicado el 14 de Mayo de 2007
El 10 de julio da comienzo por fin el proceso en rebeldía al soldado norteamericano que mató hace dos años al guardaespaldas italiano Calipari en Irak.

Bagdad, 4 de marzo de 2005. El soldado estadounidense Mario Lozano mató en un checkpoint al agente del SISMI (servicio de inteligencia italiano) Nicola Calipari, hiriendo también a un oficial de los carabinieri y a la periodista italiana recién liberada, Giuliana Sgrena. “Trágico accidente”, según la investigación norteamericana: el coche de los italianos no respetó los avisos de las marines norteamericanos, tal y como repitió el propio Lozano en una reciente entrevista en el New York Post. Washington rehúsa, por tanto, la extradición, pero Italia no se detiene y el 10 de julio Lozano será procesado en rebeldía, procedimiento posible por vía de una acción pública y ante el que deberá responder el militar norteamericano. ¿Qué piensan de ello los estadounidenses y los europeos?

El militar estadounidense: “También yo habría disparado”

Ernesto Haibi, médico militar en Fort Lewis, tiene las ideas claras sobre el juicio en Italia: “El proceso no será imparcial, habrá demasiadas emociones en juego”. El médico, de origen cubano, acaba de regresar de Irak y es contrario a la extradición: “Si me hubiese encontrado en la misma situación, habría disparado, como habrían hecho muchos otros soldados, inclusive los italianos. Todos tenemos derecho a la autodefensa. Eso sí, si este soldado hubiese matado sabiendo que en el coche había agentes italianos, entonces sí se habría equivocado”.

El ingeniero norteamericano: “Es un efecto del 11-S”

También Bob, un ingeniero de Fort Lauderdale, Florida es contrario a la extradición: “Ha sido un accidente de guerra”. Desde los atentados del 11-S nos sentimos amenazados en todas partes por el terrorismo, por eso respondemos de manera impulsiva ante cualquier señal de peligro. La solución a este asunto de Lozano debe hallarse entre los gobiernos y no en los juzgados. El problema es que las relaciones entre Roma y Washington están muy frías desde el episodio del Cermis (cuando un avión norteamericano cortó los cables de un funicular y provocó la muerte de 20 personas, siendo el piloto absuelto en un proceso en los Estados Unidos). Los italianos exigen ahora un juicio en Italia”.

La estudiante europea: “Un tribunal militar internacional”

De Erasmus en Roma, Anna Orzechowska, polaca, estudia Economía e inglés. Según ella “el juicio debería encargarse a un tribunal militar, considerando que el hecho fue cometido por el individuo como soldado y no en su rol de simple ciudadano. El tribunal, sin embargo no puede ser norteamericano, para evitar ventajas, sino de carácter internacional”.

El experto inglés: “Se necesita un Tribunal Penal Internacional”

Desde un país euroesceptico como Gran Bretaña, Michael Brown, doctor en relaciones internacionales, explica que el Tribunal Penal Internacional (cuyo tratado no ha suscrito Estados Unidos) sería el lugar para este juicio. “En la muerte de un soldado británico en Irak, el tribunal norteamericano estableció la ausencia de culpa, citando el vago concepto de “fog in the war” (niebla en la guerra). Para no dejar olvidado el problema, “la gente debe presionar de continuo a sus gobiernos”.