Política

El fantasma económico del dragón chino, al asalto de Europa

Artículo publicado el 23 de Enero de 2012
Artículo publicado el 23 de Enero de 2012
China no ha sido ni tan amable ni tan cordial con Europa como muchos presidentes hubieran deseado, pero los inversores y las figuras de esta tierra de oportunidades son toda una fuente de dinamismo.

La República Popular China se ha abierto a negociaciones en la arena internacional. Los documentos oficiales han sustituido el término "incremento de la paz" a la hora de referirse al modelo del desarrollo del país por el más armonioso eslógan "desarrollo de la paz". El 30% de su inversión extranjera ha ido directamente a parar a los países mediterráneos conocidos como los PIIGS (Grecia, España, Portugal e Italia por sus siglas en inglés), los más afectados por la crisis económica. Y ahora los ojos del gigante chino solo desean poner su vista en más negocios con los países de Europa Central y del Este. 

Los exitosos jóvenes chinos

Todo su crecimiento ha llevado a un incremento del consumo entre los jóvenes chinos. Un ejemplo es el caso de Guo Jingminh. En Europa, este escritor de novelas románticas para adolescentes es conocido por las acusaciones de plagio en tres de sus bestsellers. Sin embargo, los que rondan los 28 años en China siguen conservando una imagen de él como la de un "héroe", quizás a raíz de los 12 millones de euros que ha ganado desde el inicio de su carrera literaria. Representa un tipo de "Sueño chino" de "vivir rápido y amar difícil" en la salsa de la vida que huele a dulce y amargo en Asia. "Europa es vista por muchos chinos como el continente de los intelectuales, demasiado conservador y demasiado centrado en sus propios asuntos", explica el francés Courrier Interntional. En una palabra, Europa es "aburrida". Mientras tanto, la literatura y cultura polacas se han fijado en China a través de los trabajos de los periodistas polaco e italiano Ryszard Kapuściński y Tiziano Terzani, respectivamente, o de la sobresaliente película El último emperador (1987) del director Bernardo Bertolucci.

La generación europea vuelve a ser estudiante de nuevo, deseando sumergirse en la cultura china e intentar aprender su idioma. También se está mudando a China para el drama del desempleo. La profesora Jing Men del Colegio de Europa en Brujas estima que el número de estudiantes chinos en Europa ha llegado a los 180.000, mientras que el número de europeos en China permanece aún bajo, en 18.000. Tenemos que escapar de los estereotipos del pobre país del arroz y de los juguetes "made in China" que tenemos del gigante asiático. La revista británica The Economist compara los patrones de desarrollo económica de seis de las provincias de Chinas con la de seis de seis Estados miembro de la Unión Europea, calificando Fujian como la China irlandesa, mientras Shanxi sería más como Hungría. "Choque cultural aparte, la vida en una metrópolis china no es tan diferente a la de una gran ciudade europea", adminte Laurent, un belga que fue a Pekín durante dos meses gracias a una beca de una institución europea.

Control del daño

 El crecimiento del PIB de China al 10% también ha supuesto una degradación en el medioambiente y en la sociedad y está bien mediatizada. Las series del fotógrafo Lu Guang de imágenes móviles de la provincia de Heinan recibió el premio internacional World Press Photo en 2004. Dos años después, China superó a Estados Unidos en las emisiones de gases de efecto invernadero, conviriténdose en el contaminador número 1. En la capital, la contaminación está causando un cada vez mayor número de muertes. Una capa amarillenta de aire muy contaminado obligó a suspender las actividades del aeropuerto el 10 de enero, causando numerosas perturbaciones.

Los chinos han dicho abiertamente que audarán a sus amigos europeos dentro del margen de sus posibilidades, lo que quiere decir que ayudarán pero que no salvarán el euro. ¿Conseguirá el líder mundial de la economía, con una población de unos 1.300 millones de habitantes, tener unas armoniosas relaciones con los "indignados" europeos? China está muy ocupada desarrollando su economía antes que sus ideales.

Fotos:  portada, (cc) kevin dooley/flickr.com;  texto (cc) Esparta/flickr.com; (cc) Stuck in Customs/flickr.com; (cc) eddie/flickr.com;