Política

El show radiofónico de Nigel Farage

Artículo publicado el 10 de Enero de 2017
Artículo publicado el 10 de Enero de 2017

[OPINIÓN] La noticia de que el ex líder del UKIP y partidario del Brexit, Nigel Farage, tendría su propio programa de radio hizo que algunos comenzaran a compararlo con Lord Haw Haw, un locutor británico que emitió propaganda pro alemana durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, el primer programa de Farage no ha causado aún ninguna tormenta. 

Todo comenzó con música coral apocalíptica y una recopilación de los mejores comentarios de Nigel Farage (incluyendo su discurso del "Día de la Independencia" del día después del Brexit y su comentario de "trapo húmedo" dirigido a Herman van Rompuy). Estaba claro que los productores de la LBC sabían por qué la gente sintonizaría su nuevo programa nocturno. Pero todo aquel que esperaba que Farage incendiase las ondas de radio con una retórica populista puede que se haya sentido decepcionado por la transmisión inaugural de la noche del lunes.

A algunos podría sorprenderles la idea de que un líder político, especialmente uno como Farage, tenga su propio programa de radio en horas de máxima audiencia. Pero Farage ya tiene un historial de apariciones en la LBC (Leading Britain's Conversation, su nombre completo), uno de los pocos medios británicos en dar espacio a todas las voces del espectro político. Los presentadores de la estación van desde la famosa columnista del Daily Mail Katie Hopkinsal periodista pro europeo James O’Brien, que de vez en cuando ocasiona un fenómeno viral fruto de sus comentarios cruzados con algunos partidarios del Brexit.

"Este show es sobre vosotros", dijo Farage durante su monólogo de apertura. "Independientemente de lo que hayáis votado, ¡quiero saber sobre vosotros!" Y con eso, abrió las líneas telefónicas. El show, que parece adoptar un tipo de formato en el que Farage plantea cada noche una cuestión diferente a los oyentes, decidió que en su primera edición abordaría la pregunta de si Theresa May estaba siendo o no "demasiado reservada" tras el resultado del referéndum.

Cualquier persona que juegue al "Bingo del UKIP" habría hecho bingo demasiado rápido. Todas las frases típicas como "No se puede jugar contigo, eres un enfadica" y "la voluntad del pueblo" aparecieron enseguida. Incluso hubo quienes pidieron que sea Farage quien dirija las negociaciones del Brexit (y por ende del país). Pero, por increíble que parezca, el tono se mantuvo bastante tranquilo durante todo el programa. Tal vez un formato así de anticuado requiere algo de sentido común. A fin de cuentas, es más fácil esconderse detrás de un tweet que usar tu verdadera voz en una transmisión pública. Pero quizás no sea tan anticuado como parece, ya que los oyentes llamaron desde lugares tan lejanos como Filipinas y Dallas, Texas para unirse al debate.

También ayudó que la mayor parte de las personas que llamaron estaban generalmente a favor del resultado del referéndum. Incluso si no comparten la manera en la que Theresa May está llevando a cabo las negociaciones. La única voz disidente vino de Chris en Manchester. Éste le preguntó a Farage cómo se sentía por "haber conducido al pueblo británico a tomar esa desición". No fue exactamente una crítica muy dura, por lo que Nigel la esquivó fácilmente.

De hecho, el tema más interesante de la conversación brilló por su ausencia. Aparte de algunos comentarios acerca de sus "viajes de ida y vuelta a EEUU durante los últimos meses", casi no se hizo referencia a las elecciones en EEUU y a la cercanía entre Farege y Donald Trump, el Presidente electo. Aún así, no descartemos una llamada de alguien llamado "Donald desde Washington" en algún momento.

Por supuesto, todavía es demasiado pronto para predecir qué dirección tomará "El Show de Nigel Farage". Tal vez en unas semanas, cuando el anfitrión se sienta un poco más cómodo y los oyentes estén más involucrados, tendrá un tono muy diferente. Pero el momento más divertido de la primera transmisión se produjo inadvertidamente durante una pausa publicitaria cargada de subtexto. El primer anuncio fue sobre vacaciones en el disputado territorio de Gibraltar. El segundo fue sobre un abogado de divorcios.