Política

España: elecciones bajo alerta terrorista

Artículo publicado el 26 de Febrero de 2008
Artículo publicado el 26 de Febrero de 2008
La amenaza terrorista sobrevuela la campaña de las legislativas españolas del próximo 9 de marzo. ETA ha asesinado a un político socialista y se huele un escenario político como el de 2004.

En España, las elecciones no son sólo promesas y mítines. El 11 de marzo de 2004, a sólo 72 horas de los comicios nacionales, un nuevo factor, el terrorismo islámico, entra en juego con una fuerza inédita a pesar de que en España la violencia de la banda terrorista independentista ETA siempre es tema principal de debate político. Ahora, ante las elecciones del 9 de marzo, la seguridad se refuerza gracias, en gran medida, a la colaboración entre España y otros países europeos, sobre todo Francia, conocida como “el santuario” de ETA: su principal refugio.

El apoyo esencial de Francia

Gracias a la creciente colaboración entre los gobiernos de ambos lados de los Pirineos iniciada en 1984, los golpes contra ETA se han disparado. Con todo, este punto de la política exterior e interior de ambos países es uno de los más sensibles a cualquier cambio o disputa diplomática. Como puede ser el desencuentro en políticas de inmigración entre Zapatero y Sarkozy por las regularizaciones masivas de inmigrantes realizadas por España en 2004 y 2005. Bernardino León, Secretario de Estado de Relaciones Exteriores español, le quita importancia. “No ha habido enfrentamiento entre ambos países; sólo sensibilidades distintas y diferencia de criterios. Este asunto no influye en nuestra colaboración con Francia en otros aspectos”, declaró a cafebabel.com.

“La cooperación entre Francia y España es fructífera y con Sarkozy esto no ha cambiado. Pero no se debe tanto a decisiones políticas, como al intercambio eficaz de información entre cuerpos de policía. La cooperación policial está dando más resultados que nunca”, valora José Rojas, Secretario General del PSOE-París, que afirma también “que, sin embargo, el pueblo francés no ha asimilado del todo que ETA no amenaza sólo a España, sino también a Francia, pues su objetivo final es la unificación del País Vasco español con el francés”, concluye.

Según datos del Ministerio del Interior español, en lo que va de 2008 son siete los presuntos terroristas vascos detenidos en territorio francés. El aumento de la presión sobre los terroristas en Francia, parece llevar a ETA a querer instalarse en Portugal, buscando un territorio más seguro. En cambio, según Joan Mesquida, director general de la Policía Nacional y la Guardia Civil españolas, “no se ha detectado presencia de infraestructura etarra en territorio luso, pero la gran presión que sufren en el sur de Francia parece indicar que con seguridad buscarán otros territorios desde donde coordinar sus acciones”.

Éramos pocos y llegó Al Qaeda

El verdadero revulsivo, por magnitud y novedad, fueron los atentados yihadistas en Madrid del 11 de marzo de 2004. Tres días antes de las pasadas elecciones legislativas, diez explosiones en cuatro trenes en Madrid acabaron con la vida de 198 personas, dejando más de 1.500 heridos e incidiendo en el resultado de las elecciones. Tras la confusión inicial y los intentos de ocultación informativa por parte del Gobierno conservador en pie, el Partido Socialista (PSOE) del actual presidente español, Rodríguez Zapatero, ganó las elecciones, en contra de lo que aseguraban todas las encuestas previas a los atentados.

El pasado día 21 de enero la Guardia Civil detuvo en Barcelona a 14 personas, 12 paquistaníes y dos indios que, según las investigaciones, planeaban llevar a cabo actos terroristas en la capital catalana. En poder del grupo se encontraron detonadores y explosivos de gran potencia. Según indicó el ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sus intenciones eran las de atentar. Rubalcaba subrayó que la situación era de “un grado de alerta importante”. Esto, en fechas cercanas a las próximas elecciones del 9 de marzo, hace pensar en la posible repetición de los hechos de 2004. Las detenciones contaron de nuevo con la colaboración de Francia, que avisó a las autoridades españolas de la visita a España de un ciudadano paquistaní considerado importante entre los círculos radicales de su país, lo que precipitó toda la operación.

El nivel de alerta vigente ahora en España es el número 2 en un sistema de tres niveles, lo que supone una presencia policial reforzada en determinados puntos de comunicación, transportes y aglomeración de personas.

Foto texto 1: El Secretario de Estado español de Asuntos Exteriores (cafebabel.com); Foto texto 2: la banda terrorista ETA durante uno de sus comunicados (luistxo/Flickr); foto texto 3: la amenaza terrorista pende, difusa, sobre las elecciones españolas del 9 de marzo (gorilas/flickr)