Política

España: la economía irrumpe en las elecciones

Artículo publicado el 21 de Febrero de 2008
Revista publicada
Artículo publicado el 21 de Febrero de 2008
Aun siendo primero de la clase en Europa, España sufre los efectos perversos de un fuerte crecimiento económico. La crisis sobrevuela las elecciones del 9 nde marzo.

España: sus castillos, su sol, su playita..., y el milagro que ha supuesto pasar del puesto 16º al 8º del mundo en términos del PIB desde 1994, un crecimiento mayor al de los EEUU. Otro éxito: pasar del puesto 22º al 13º en la clasificación del índice de desarrollo humano de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Y al mismo tiempo a sus vecinos europeos se les cae la baba sólo de pensarlo: ¡cuentas públicas excedentarias!. Sin embargo, las cifras, al igual que un castillo de naipes, están a punto de convertirse en pesadilla en forma de crisis financiera. Cuando la economía irrumpe en las elecciones nacionales… Zapatero, el jefe del gobierno español, se juega su puesto con el agua al cuello.

La España que sonríe

A lo largo de estos diez años todo parecía sonreírle a la economía española: un fuerte crecimiento y un bajo déficit monetario. Resumiendo: un período de bonanza económica. El éxito del “milagro español” se basa sobre todo en un sólido consumo interno y una fuerte inmigración: el consumo les ha permitido alcanzar el nivel de vida de otros países europeos. Las entidades bancarias han engordado este fenómeno con su política monetaria expansionista. Son los que cuentan con el dinero para consumir e invertir. Sin embargo, los españoles se endeudan cada vez más, con unos intereses en ocasiones deshonestos. Recapaciten: ¡préstamos de interés variable a 50 años!

¿Y qué mejor que tener una casa? El Partido Popular impulsó esta fiebre hace 10 años, cultivando la cultura del propietario. Pero para comprar una casa, hace falta endeudarse. El sector inmobiliario ha contribuido en gran medida al “milagro español”. Esto acarrea problemas para el resto de la economía. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que gobierna desde el 2004, prometió cambiar la situación. Y en parte lo consiguió: en la actualidad, la construcción ha pasado de un 14% a un 9% del PIB español.

El aumento del paro y la inflación

Todo milagro tiene un precio y en España se llama inflación. Disponer de más dinero crea un círculo vicioso del que cuesta salir. ¿Resultado?: suben los precios. El consumo interior va dando bandazos y las exportaciones se vuelven difíciles: España se endeuda en el extranjero. Lo que es peor, la productividad está estancada, y eso quiere decir que el país no cuenta con los medios necesarios para preservar su oasis para siempre: vive por encima de sus posibilidades. Como le ocurre en parte a los EEUU, y ya sabemos lo que está sucediendo allí.

La burbuja inmobiliaria pinchó en 2007. La mitad de las agencias inmobiliarias han cerrado y para complicar más la situación, se produce una crisis financiera mundial. El crecimiento económico disminuye de un 4,3% en 2006 a un 3,8% en 2007, el paro aumenta de un 8,1% a un 8,6% en el mismo periodo de tiempo. ¿La primera reacción del Presidente Zapatero en plena precampaña?: entregar 400 euros a todos los españoles, basándose en la ilusión keynesiana de que todo puede despegar de nuevo. Menos mal que como consecuencia de una política monetaria prudente, bien establecida a lo largo de todos estos años, se ha permitido ahorrar 50.000 millones de euros para utilizarlos de esta manera tan llamativa en época de vacas menos gordas.

Las reformas se hacen esperar

Ahora bien, España no puede continuar con este ritmo sin invertir a largo plazo. Apertura, flexibilidad, educación: ¿generar ilusión de riqueza es mejor que perder esa riqueza para luego recuperarla con creces? Ésta parece ser la cuestión que se les plantea a los electores en el próximo escrutinio. Es el único país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que ha visto descender el salario medio entre 1995 y 2005. España ya no puede seguir basando su crecimiento en una política de bajos salarios.

Con todo, el país se ve en ocasiones sólo ante el peligro. Pedro Solbes, que impulsó la reforma económica al ocupar la cartera de Economía y Hacienda en 1993, fracasó al querer generalizar en Europa sus medidas cuando pasó a ser Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios. Hoy en día, es Ministro de nuevo en España y pide disculpas “por no haber sabido prever el crack inmobiliario”. ¿Será por eso que España no participó en la reunión sobre la crisis económica desarrollada en Downing Street a finales de Enero? Ahora, deberá crear sus propios recursos para afrontar lo que se avecina, pues a partir de 2012 será uno de los contribuyentes “netos” en los presupuestos de la Unión Europea...

Fotos: Zapatero (Jaime D'Urgell/Flickr); España es un campo de grúas (anroir/Flickr); Pedro Solbes fue el responsable de la entrada en vigor del Euro y del Pacto de Estabilidad en la UE (jmlage/Flickr)