Política

Facebook recibe a Kony 2012: no, no es el nuevo rival de Obama

Artículo publicado el 13 de Marzo de 2012
Artículo publicado el 13 de Marzo de 2012
Probablemente el lunes pasado te fuiste a dormir con una vaga noción de quién es Joseph Kony o de dónde situar Uganda en el mapa. Seguro que a la mañana siguiente te levantaste y viste que alguno de tus contactos de facebook había publicado un vídeo titulado Kony 2012. El vídeo en cuestión se ha convertido en un fenómeno visto 21 millones de veces en menos de una semana.

No, Joseph Kony no se disputa la carrera presidencial en Estados Unidos. Para los que todavía no hayan visto el famoso vídeo o para los que estaban tan distraídos con la llamativa producción como para prestar atención, se trata de una campaña americana para que Kony pare de reclutar a niños “rebeldes” en Uganda (para situar el país en el mapa sigue la línea del ecuador por África y párate justo antes de dar con Kenya) y se dan de tiempo hasta el 31 de diciembre de 2012. Estuve trabajando en Uganda durante tres meses en 2011. Los dos meses previos estuve de los nervios pensando que me iba a un país de África Central (y lo que eso conllevaba) y devorando todos los libros que encontraba sobre el tema. Así fue como me enteré por primera vez de la existencia del grupo rebelde de Kony, el Ejército de Liberación del Señor, y sus 20 años de existencia robando niños para usarlos como soldados y esclavos sexuales.

América al rescate

El vídeo no muestra las cosas como son. Uganda no es tan guay en la realidad. Por eso entremezcla a un chico rubio y guapo, el hijo del director, con el sufrimiento de los niños ugandeses. Una nueva técnica en el mundo de lo no gubernamental que ya generó una gran controversia. En 2010, un vídeo titulado Unwatchable describía la típica historia de violación y asesinato en la zona Oriental del Congo, pero lo hizo transfiriendo el horror y los hechos a Inglaterra. La técnica hizo plantearse un sinfín de cuestiones morales: ¿tenemos que ver a gente guapa y rubia sufriendo para poder empatizar con la situación?

Cuando ves Kony 2012 te empiezas a sentir incómodo y a ver vergonzosa la simplificación que hacen del tema. ¿Es el objetivo del vídeo que los estudiantes de EEUU se sientan mejor sobre su activismo o lo importante es promover un tema importante como este? La premisa del vídeo es dar a conocer a lo que se dedica Kony y, de algún modo, hacerlo famoso, con la idea de que la opinión pública norteamericana se movilice y pida a su país una intervención militar para capturar a Kony y sentarlo en el banquillo del Tribunal Internacional de La Haya, que ya había emitido una orden de arresto contra él en 2005. Esta idea desconcierta a cualquiera que conozca algo sobre Uganda.

Dejemos a un lado nuestro escepticismo innato sobre las tropas americanas intentando salvar el mundo. Para empezar, pensar que la política occidental puede hacer algo sobre este asunto es totalmente falso. Uganda tiene capacidad militar suficiente y, aunque sea bastante corrupta y propensa a cometer abusos contra los Derechos Humanos, pueden capturar a Kony sin problemas. No sólo eso sino que, además, han tenido la oportunidad de hacerlo muchas veces. Lo que falta es voluntad política. Voluntad política de Uganda.

Kony 2012... ¿de verdad te importa?

Uganda está involucrada en misiones de paz de las Naciones Unidas y de la Unión Africana por las que recibe dinero. El régimen corrupto del gobierno de Uganda se ha aprovechado de eso y envía sus tropas a misiones regionales en vez de hacerlo para solucionar conflictos internos. Tampoco hay una consolidación de la identidad en el país, en el que las tribus y las religiones siguen siendo la fuente principal de lealtad. La mayoría de los ugandeses piensan que el conflicto de los Acholi no les concierne. A Kony lo echaron de Uganda en 2006 después de una gran operación militar, pero cuenta con cientos de seguidores que le ayudan a circular libremente por las porosas fronteras de Sudán del Sur, la República Democrática del Congo y la República Centroafricana. Aunque se sabe que ha perdido casi toda su influencia, poder y habilidad para raptar niños. Esto significa que aunque tenga que ser arrestado y hacer frente a la Justicia, la posibilidad de que esto ocurra ahora es prácticamente improbable.

Concienciar a la gente del problema es positivo, por eso, una campaña para rehabilitar a las miles de personas afectadas por la violencia de Kony sería hacer un mejor uso de los donativos que la gente está dando. Puede ser que el problema no esté en la organización que ha hecho el vídeo, sino en la gente que le ha dado al “me gusta” sin pensar durante unos minutos en lo que estaban haciendo. Nunca habíamos tenido tanto acceso a la información como ahora (ese es también el punto fuerte del director de la organización). Tendríamos que aprovechar eso y formarnos un pensamiento crítico sobre lo que sucede para no actuar como una oveja más. A pesar de todo lo malo, la campaña ha generado una cantidad de debates y de información sobre Uganda sin precedentes; eso sí es reseñable. Nosotros deberíamos haber sido criticados por pensar que darle al “me gusta”, ya significa que hemos hecho algo importante. Yo fui a Uganda para hacer unas prácticas y estaba medio informado sobre la pobreza, la corrupción, los altos niveles de VIH, la inestabilidad política, el terrorismo, la falta de infraestructura e industria y los altos niveles de violencia sexual- para citar algunos de los problemas- a los que iba a enfrentarme.

No te limites a leer sólo estas palabras o las fotos que muestran con carreteras sin pavimentar, falta de alcantarillado, niñas violadas, policía golpeando a ladrones con cadenas en plena calle, tanques aparcados en cualquier rotonda, etc. No podemos resolver los problemas de Uganda simplificando la situación y recibiendo la atención de mucha gente que luego no profundiza en el tema. Solamente conociendo la dura realidad podemos luchar por lo que es importante de verdad.

Fotos: portada, Kony may sound like an opponent of Obama's, and he is - but not in domestic politics (cc) Philip Hourican para la  página oficial de facebook Invisible Children; texto: imagen de los niños en Uganda, cortesía de  (cc) Invisible Children official page