Política

La neutral Suiza declara la guerra a los minaretes

Article published on 30 de Noviembre de 2009
Article published on 30 de Noviembre de 2009
Los suizos votaron el pasado domingo en contra de la construcción de nuevos minaretes por una mayoría del 57,5 %. El referéndum fue impulsado por el Partido Popular suizo y la Unión Democrática Federal conservadora. La paz religiosa se vería perturbada por el resultado, opina la prensa europea

Die Presse - Austria: Reforzar el conflicto de manera gratuita

La prohibición de los minaretes refuerza de manera gratuita el conflicto con el Islam, opina el diario Die Presse: "Con la prohibición de minaretes, los ciudadanos han hecho un flaco favor a su país. Se considera que el alrededor de 4,5% de musulmanes, muchos procedentes de la ex Yugoslavia, está en su mayoría bien integrado; se informa poco sobre problemas. Así pues, se ha perturbado enormemente la paz religiosa sin necesidad alguna. Por cierto: un Estado religiosamente neutral como Suiza se tiene que comportar de manera neutral en ese tipo de asuntos. Por mucho que el inesperado resultado del referéndum haya inquietado al Gobierno, en las declaraciones, que tienen seguramente la finalidad de tranquilizar, se puede leer entre líneas que no serán derruidos los cuatro minaretes existentes. El duro cálculo de los iniciadores ha subido como la espuma: con su campaña han infundido miedo ante un fundamentalismo islámico militante que, si bien constituye un problema en algunos lugares del mundo, seguro que no en [el cantón suizo de] Appenzell".

Helmar Dumbs

Diário de Notícias - Portugal: Una prohibición retrógrada

La prohibición de construir minaretes en Suiza sería retrógrada, escribe el periódico Diário de Notícias: "Suiza ha confirmado su opción por la intolerancia con una religión en crecimiento en Europa occidental gracias al flujo de inmigrantes. Y no es con la prohibición de construir minaretes en las mezquitas del país como los helvéticos van a conseguir el objetivo de la seguridad [nacional] que han usado como argumento durante la campaña. Con este voto [...] Suiza va a dar más bien nuevos motivos a los extremistas islámicos. Durante siglos, los cristianos fueron tolerados en el Islam, mientras que lo contrario era impensable en Europa. Hoy en día, por el contrario, hay una mezquita en Roma, pero es impensable que un cristiano entre en la Meca. Suiza decidió ayer recular varios siglos en un sentido contrario a la Historia europea".

Le Temps - Suiza: Reputación en peligro

A raíz del voto de prohibición de minaretes en Suiza, el diario Le Temps teme por la reputación internacional del país: "Lejos de constituir una mayoría casual, el 'sí' a la iniciativa anti-minaretes propina un revés rotundo. [...] Por lo tanto, la campaña ha demostrado que la realidad del Islam en Suiza está totalmente desfasada en relación con la imagen maldita que lleva algunos años unida a esta religión –un integrismo que se declina en las formas tan chocantes como el terrorismo, la charia, la burka, la lapidación de las mujeres, etc. Los musulmanes de Suiza, pues, no merecen la injusticia de este voto de sanción inspirado por el miedo, los fantasmas y la ignorancia. Aunque se puede apostar tranquilamente que la misma iniciativa habría recogido un resultado similar en otros países europeos, los estragos para la imagen de Suiza no son por ello menos espectaculares".

François Moudoux

Postimees - Estonia: Velos en Francia, minaretes en Suiza

El diario Postimees encuentra que la prohibición de construir minaretes en Suiza se asemeja a la polémica por el velo en Francia, salvando algunas diferencias: "Hace tiempo que existe la disputa en Suiza, pero al final ha sido el Partido Popular de derecha el que ha visto llegar un momento idóneo para sí mismo: debido a la crisis económica le ha resultado más fácil explicar a los ciudadanos por qué los minaretes simbolizan la lucha de poder con la comunidad de inmigrantes musulmanes que crece a ritmo vertiginoso. En Francia se retiraron otros símbolos religiosos de las escuelas, como por ejemplo grandes cruces a raíz del litigio en torno al velo. Por el contrario, los minaretes que ya se encuentran en pie en Suiza no van a desaparecer del panorama urbano. Todavía no se puede saber a ciencia cierta, por lo menos al día de hoy, si la prohibición de construir nuevos minaretes destruirá la paz entre religiones en un país multicultural con alrededor de 400.000 musulmanes o si provocará un nuevo conflicto entre el mundo musulmán y occidental".

Jürgen Tamme