Política

Los cien días de Herman Van Rompuy

Article published on 2 de Junio de 2010
Article published on 2 de Junio de 2010
Se cumplen cien días desde que  encarna a la Unión Europea, acorralado entre un despegue económico que se está retrasando y las agitadas negociaciones para el apoyo financiero a Grecia. El ex primer ministro belga vuelve a hablar del día a día de una función de "trabajo continuo y en progreso", informa Zoe de York para cafebabel.com desde Bruselas

Una hora y media en compañía de los miembros del Movimiento Europeo Bélgica. Mucho tiempo para un presidente del Consejo Europeo que hace virguerías de evento en evento en búsqueda de soluciones para Europa. Entre el público se encuentra la generación de jóvenes, la de los veteranos y la prensa. Herman Van Rompuy se encuentra frente a un auditorio que le es familiar.

Un puesto histórico

El puesto de primer presidente permanente del Consejo Europeo es el resultado de una larga historia. Van Rompuy recordará los hechos que han marcado este pasado (de los padres fundadores a la Convención Europea de 2002, pasando por las dudas de principios de los años 70) antes de entrar en el meollo de la cuestión: la creación de la presidencia permanente, auténtica concha vacía del Tratado de Lisboa. Pocas son las reglas formales, "así que desde el principio" estableció "contactos informales" con el presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso, con el que se reúne todas las semanas; con el Parlamento Europeo, "incluso sin tener cuentas que rendirle"; con el Eurogrupo y con el presidente español que ocupa la presidencia rotatoria hasta el uno de julio. El primer presidente permanente ha llegado incluso a presidir, de manera informal, el consejo de la Eurozona. En cuanto a la presidencia belga, no se le escapa la situación en la que se encuentra el país, evidentemente. El ex primer ministro de Bélgica desea que la situación se arregle lo antes posible. "No sólo por los intereses belgas, sino también por el interés europeo en general".

Siga leyendo este artículo en el babelblog de Bruselas

Fotografía: World Economic Forum/Flickr