Política

Martin Schulz: “Los irlandeses nos han impedido presentar candidatos a presidente de la Comisión”

Article published on 5 de Junio de 2009
Article published on 5 de Junio de 2009
El jefe de filas del los socialistas en el Parlamento Europeo perfila su estrategia de cara a las elecciones europeas de junio de 2009. ¿Cuáles son sus cálculos para ganar las elecciones? Entrevista

Acaba de pronunciar ante 1.000 personas un discurso muy mitinero saltando de un idioma a otro en un alarde de dominio total de la oratoria. Estamos en Madrid, en el Consejo de los Europeos socialistas. Casi todos sus líderes se concentran en ganar las elecciones y por primera vez en la historia de la UE habrá un partido con un manifiesto-programa electoral. Los socialistas tratan de no parecer repetitivos, pero hablan de New Social Europe (La nueva Europa social) como quien oye hablar de New Labour, y machacan a coro por todos los rincones el “Yes we can” de Obama. ¿Su grito de guerra para junio? People first. Las personas primero. Está por ver si son capaces de presentar a una persona para disputarle al conservador Barroso la presidencia de la Comisión.

¿Cree que los socialistas europeos obtendrán más escaños en las elecciones europeas de junio de 2009?

Tengo dos motivos para ser optimista. Los socialistas acabamos de aprobar un manifiesto-programa que responde a las necesidades inmediatas y al debate a largo plazo sobre Europa. Por otro lado, en 20 países gobierna la derecha o el centro derecha, y no están en forma, por lo que los socialistas aumentarán sus diputados. Soy consciente de que en algunas plazas también perderemos.

Usted presume que los Tories (conservadores ingleses) y el ODS de Chequia se van a separar del Partido Popular Europeo y que así los socialistas lograrán ser el partido con más escaños, pero hoy aquí no está Gordon Brown: ¿cree que el laborismo inglés es solidario con la política europea y el socialismo europeo?

Foto, PESBrown ha tenido problemas de agenda y ha mandado en representación suya a dos ex ministros: Dennis MacShane y Caroline Flint, al más alto nivel. La coherencia de la familia socialista es más grande que nunca.

¿Nos da un ejemplo de esa coherencia?

El Manifiesto que acabamos de aprobar…

¿Y un ejemplo más parlamentario?

La famosa Directiva de Servicios (conocida popularmente como Directiva Bolkestein) fue rechazada por el partido socialista europeo en bloque. El grupo socialista en bloque le negó el voto de confianza a la Comisión de Durão Barroso cuando se constituyó. Además, hemos sido los impulsores de la directiva REACH sobre el uso de productos químicos en la industria. Esto prueba la cohesión de los socialistas…

Una cohesión que se ha quebrado en los últimos meses con la votación de la Directiva de Retorno de Inmigrantes y la Directiva de las 65 horas de trabajo semanales…

Ya, pero eso es normal. En la votación de la Directiva de Retorno hubo mucha coherencia de voto, salvo para dos delegaciones, entre las que figuran la mía, la alemana. Pero no es representativo. La Directiva de Retorno o la de Trabajo difieren con la REACH. Las primeras están más sometidas a los intereses nacionales. Mi estrategia siempre ha sido clara: tenemos un nivel de coherencia en el voto del 85% de los diputados y somos un bloque de 201; lo que he tratado siempre es de rascar entre las minorías políticas más próximas para combinar mayorías en el Parlamento Europeo. ¡Y hemos tenido mucho éxito!

¿De qué minorías habla?

De los socialcristianos en el seno del Partido Popular Europeo. La gente de Jean Claude Juncker. ¡Hay tantos diputados de Bélgica, Luxemburgo y Holanda con su misma postura! Y también el ala estatalista de los gaullistas franceses, que están más o menos en nuestra misma onda. Prefieren aliarse con nosotros antes que con los Tories británicos.

¿Merece Durão Barroso un segundo mandato a la cabeza de la Comisión Europea?

Foto, Comisión europeaTuvo unos inicios muy difíciles. Durante los últimos cuatro años, admito que ha comprendido cómo organizar mejor la Comisión Europea. Dentro de la Comisión se ha vuelto un presidente más eficaz. En cambio, en lo relativo a la política, es una persona muy indefinida. Un día es de izquierdas, al otro es liberal, al siguiente es conservador. Nosotros queremos un socialista a la cabeza de la Comisión, pero por desgracia es el Consejo Europeo el que decide el nombre…

Pero el Parlamento puede no otorgarle su voto de confianza, ¿no?

Sí, pero primero hay que esperar a la propuesta del Consejo. Si este vuelve a proponer a Barroso, el portugués debe evitar ser el candidato de un partido. Un voto mayoritario en el Parlamento depende de nosotros y ya hemos presentado condiciones. Por lo pronto un preacuerdo entre la Comisión y el Parlamento sobre los estudios de impacto social (Social Impact Assesment) de las políticas que desarrolle.

¿Pero la democracia no significa un partido igual a un candidato o una persona que encarne el programa del partido…?

Foto, PESSé que es difícil de digerir, incluso para mí. Su pregunta describe la democracia sobre la base del reparto de poderes en el marco constitucional de un Estado soberano, pero la Unión es una unión de Estados soberanos, no un Estado federal. Quizá sea una federación de Estados. En todo caso, no un Estado soberano con parlamento bicameral y gobierno, etc.

¿Y cómo explica esto a los abstencionistas, que no ven interés o seducción alguna en la política europea?

La gente vota primero a un programa político y luego a un candidato. Si tenemos una buena combinación de los dos, mejor. Si se aprobara el Tratado de Lisboa, en 2014, podremos tener esa combinación, y sería el Parlamento quien votara al Presidente de la Comisión. Sobre la base del Tratado de de Niza, el Consejo propone y el Parlamento da su voto de confianza o no. Es muy distinto. A mí me encantaría que hubiera confrontación política personalizada para las elecciones, pero los irlandeses nos lo han impedido.