Política

¿Nueva esperanza para la reunificación de Chipre?

Article published on 17 de Julio de 2008
Article published on 17 de Julio de 2008
34 años después de su división, el país más periférico de la UE recupera la esperanza. La vuelta a las conversaciones podría por fin permitir encontrar una solución viable.

La noche de su elección, el 24 de febrero de 2008, Demetris Christofias, el presidente neo-comunista de Chipre, confirmaba uno de sus compromisos de campaña: "me he presentado para la magistratura suprema animado por la visión de toda una vida: alcanzar una solución justa para la cuestión de Chipre". Si bien él ha mantenido su promesa y reabierto las conversaciones con el líder de la facción turca, Mehmet Ali Talat, lo más difícil aún está por hacer: dar con una visión común y viable sobre las cuestiones que dividen a las dos comunidades.

Una eufórica retoma del diálogo

La resolución de la cuestión de Chipre había sufrido un parón cuando, en 2004, más de tres cuartas partes de los chipriotas griegos rechazaron el Plan Annan. Esta vuelta al dialogo, cuatro años más tarde, se llevó a cabo desde la euforia. El 21 de marzo, Demetris Christofias decide, junto con Mehmet Ali Talat, abrir un nuevo paso sobre la calle Ledra, calle comercial peatonal de la vieja Nicosia.

Más allá de lo simbólico, los dos hombres dan así comienzo a nuevas negociaciones, poniendo en marcha seis grupos de trabajo y siete comités técnicos bi-comunitarios. Su misión es preparar las futuras discusiones entre los dos líderes.

De la dificultad de hablar la misma lengua

Pero muy rápidamente, la esperanza deja paso a la duda y aparecen las diferencias. A los dos líderes les cuesta llegar a un acuerdo sobre la base y los puntos clave de sus conversaciones. Lo primero en provocar la cólera de Mehmet Ali Talat fue el memorándum firmado el 5 de junio por el primer ministro del Reino Unido, la antigua potencia colonial, y Demetris Christofias. En este texto, el Reino Unido apoya una solución a la cuestión de Chipre sobre la base de una federación bicomunitaria y bizonal, que asegure la igualdad política y refleje una soberanía, una ciudadanía y un status internacional únicos.

El Reino Unido se compromete asimismo a no reconocer ninguna nueva entidad que pueda nacer en la isla. La intención está clara: rechazar categóricamente el "nacimiento virgen". Esta solución evocada a menudo por Mehmet Ali Talat permitiría, según la parte turca, crear un nuevo Estado sobre nuevas bases políticas y constitucionales.

Negociaciones directas en otoño

Los dos líderes discuten también sobre la misión de los grupos de trabajo y los comités técnicos. Demetris Christofias considera que no se observan los suficientes progresos reales como para asegurar el éxito. Las autoridades turcochipriotas estiman que si bien hay dificultades, estas pueden resolverse en el momento de las negociaciones directas.

Aunque las conversaciones amenazan con ser interrumpidas durante el verano, el uno de julio un encuentro tuvo por fin lugar, y los dos líderes alcanzaron un acuerdo básico sobre las cuestiones de soberanía y ciudadanía únicas. Su próximo encuentro está previsto para el 25 de julio, fecha en que examinarán los avances de los grupos de trabajo y los comités técnicos. Las negociaciones directas deberían pues comenzar en otoño.

“El mundo observa Chipre muy de cerca”

Existen negociaciones organizadas por las Naciones Unidas, que deberían nombrar un representante especial para Chipre; un compromiso de la embajada de Eslovaquia; el apoyo de los gobiernos europeos... Pero también informes científicos publicados por el PRIO (International Peace Research Institute de Oslo) que animan a la búsqueda de una solución viable: " El mundo observa Chipre muy de cerca", ha declarado Lynn Pascoe, vicesecretario general del departamento de asuntos políticos de las Naciones Unidas. 

"Siga, siga" (despacio, despacio), responden en general los chipriotas a la gente que camina con prisa. Pero en este tema, el tiempo está contado, previenen los especialistas. En diez meses, la parte norte entrará en campaña electoral, y no es seguro que Mehmet Ali Talat, criticado en su propio campo, sea reelegido. Lo que podría alejar de nuevo la perspectiva de una reunificación de la isla de Afrodita.