Política

Rumania, sin presidente ni elecciones europarlamentarias

Artículo publicado el 18 de Mayo de 2007
Artículo publicado el 18 de Mayo de 2007
Bulgaria sí las celebrará el 20 de mayo, pero Rumania las retrasará hasta que se decida la posible suspensión de su Presidente por parte del Primer Ministro Triceanu: un referndo interno lo aclarará el 19 de mayo.

“Si quieren imaginarse la política rumana, imaginen dos coches circuando a gran velocidad uno junto al otro”, proponía hace poco un espectador político de Tansilvania. Rumania, miembro de la UE desde hace sólo cinco meses, se hunde en una crisis política compleja y sin precedentes. Su Primer Ministro, Clin Triceanu, ha postpuesto las elecciones a europarlamentarios del 13 de mayo. También ha suspendido al Presidente de la República, Traian Bsescu, por supuestos casos de corrupción el 19 de abril, dejando al país en un callejón sin salida.

El Partido Democrático del presidente Bsescu ha sido apartado del gobierno en una moción parlamentaria promovida por la oposición socialdemócrata. Sólo el Partido Liberal Nacional del primer ministro y la Alianza Democrática de los Húngaros de Rumania (RMDSZ) mantienen un gobierno en minoría. El presidente ha propuesto un referendo el 19 de mayo para decidir su destino político. Un día más tarde, al otro lado del Danubio, serán elegidos 18 europarlamentarios rumanos.

El capitán y el ingeniero

Ambos están en el poder desde 2004. El Instituto Naval de Rumanía vio graduarse a Bsescu, de 56 años y aún marino en forma, aunque ahora esté en tierra: se dedica a comer pipas de calabaza duyrante los partidos de fútbol, conduce ebrio y sabe utilizar el lenguaje de la gente de a pie. El primer ministro Triceanu, de 55 años, es muy distinto: un intelectual científico sin mucha imaginación política; un licenciado en Matemáticas e Informática más soso que un huevo sin sal.

En uno de los países europeos más corruptos –en el índice de Trasnparencia Internacional de 2006 ocupa el puesto nº 84 de 163- Bsescu se dio a conocer por su vehemente crítica de la corrupción. De hecho, fue elegido presidente en 2004 (con el 51% de los sufragios) liderando una coalición contra la corrupción, y no cesa de criticar a la clase política, al Parlamento y al Gobierno por corrupción e incompetencia, no sin cierto punto populista. Triceanu, a su vez, estuvo envuelto en 2005 en un caso de información bursátil privilegiada. Los analistas predicen un victorioso retorno al poder del presidente Bsescu. Un sondeo apunta un 57% de aprobación popular a la decisión de Bsescu de no dimitir y forzar un referendo, mientras se prevé un 52% de participación en el mismo superando el 50ç% mínimo para que el voto sea válido y vinculante.

Entretanto habrá que esperar para poder elegir a los europarlamentarios rumanos, si bien, no podrás ser después del 31 de diciembre.