Sevilla

Gibraltar, una barrera entre Europa y Reino Unido que apela al pragmatismo sensato

Artículo publicado el 11 de Julio de 2017
Artículo publicado el 11 de Julio de 2017

El vigía del Estrecho estará en el proceso de negociaciones del 'Brexit' pues desde The Rock se recuerda que a ambos lados de la verja, las relaciones comerciales y el tránsito de más de 7.000 trabajadores debiera ser tomado muy en cuenta para que el divorcio sea lo más amistoso posible.

Las rencillas diplomáticas entre España y Reino Unido, a propósito del posible escenario de Gibraltar cuando se efectúe el ‘Brexit’, parecen alejarse de la situación tan peculiar que se vive a ambos lados de la verja en el Campo de Gibraltar, un ecosistema que clama comprensión en Bruselas, Madrid y Londres. ¿Será escuchado?

El Primer Ministro de Gibraltar, Fabián Picardo, acude ha acudido a Bruselas esta semana para exponer las inquietudes gibraltareñas en el proceso de negociación entre la repasando en detalle la importancia de una "frontera terrestre sin fricción entre Gibraltar y España. 

Mientras, coincidiendo en el tiempo, los Reyes de España realizan una visita oficial de Estado a la isla en la que, con la venia de Sus Majestades Isabel II y el Duque de Edimburgo, nutren su discurso con referencias continuas a cifras que imponen un pragmatismo recíproco: más de 200 empresas españolas ubicadas en Reino Unido, unos 90.000 censados como residentes (aunque los número reales podrían triplicar el registro), unos 300.000 británicos residentes en el país ibérico y unos 800.000 turistas británicos anuales en dirección sur.  

Argumentos de peso

Según datos oficiales del Ministerio de Empleo, The Rock genera más de 7.000 puestos de trabajo para españoles que cruzan diariamente la frontera provenientes de localidades gaditanas como San Roque o La Línea de la Concepción, donde el paro roza el 30%, frente al inexistente de Gibraltar, un 0,5%.

Además, este territorio de ultramar contribuye al Campo de Gibraltar entre 847 y 1.000 millones de libras al PIB de dicho lugar, cifras que no se pueden perder de vista en las futuras negociaciones de salida del país que se encuentra al otro lado del Canal de la Mancha, con tentáculos en el Mediterráneo. 

La Roca dijo sí a la Unión

El 23 de junio de 2016 los habitantes del Peñón, con un aplastante 96% de su población, dio su sí a la Unión. Solo 800 personas de sus 23.000 censadas se posicionaron en el lado del ‘Brexit’. Con pleno autogobierno, excepto en materia de Seguridad y Relaciones Exteriores, Gibraltar debe digerir la activación del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea apelando a sus números para ser considerada en las negociaciones de salida.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha aclarado que Gibraltar sí entrará en las negociaciones del ‘Brexit’ entre el Reino Unido y la Unión Europea, después de que fuese incluida la mención al Peñón en la propuesta del Gobierno de Theresa May al Parlamento británico del pasado 26 de junio del año en curso.

Para Picardo, es primordial analizar los efectos de la cláusula 24 de las directrices para la negociación del Consejo de la UE, la cual, según el Primer Ministro, en términos prácticos, otorga a España un veto adicional sobre la aplicación a Gibraltar del futuro acuerdo de relación entre UE/Reino Unido. A lo que Juncker ya ha contestado subrayando que ese punto hace referencia a la venidera relación entre España y Reino Unido, una vez ejecutado el Brexit.

En el documento titulado "Protección de la posición de los ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido y los ciudadanos británicos que viven en la UE", presentado por May ante el Parlamento, señala que el acuerdo al que se llegue con la UE se aplicará a todo el territorio británico y Gibraltar.

La propuesta de cosoberanía en el 60 aniversario del referéndum en el que ganó la identidad británica

Aunque Gibraltar no es espacio Schengen, España desde que entró en 1986 en la actual UE está obligada a garantizar la libre circulación de personas, servicios y capitales y, a pesar de que la Roca no pertenece a la Unión Aduanera ni a la armonización fiscal, el control de mercancías está justificado siempre y cuando no dificulte las libertades anteriormente mencionadas.

Cuando Reino Unido salga definitivamente de la Unión, si no existe ningún acuerdo especial en la zona, todas estas libertades desaparecerían y el flujo de personas, mercancías, servicios y capitales sería tratado como el de cualquier país tercero. Algo que obstaculizaría la simbiosis creada en este rinconcito sueño que se asoma a África.

Frente a tal situación, España presentó el pasado 4 de octubre ante la ONU una propuesta de negociación con Reino Unido para alcanzar un consenso sobre un régimen de soberanía conjunta que permitiese la aplicación de los Tratados de la UE sobre el Peñón, lo que incluiría una doble nacional para los “yanitos” (apelativo con el que se conoce a los gibraltareños) y un estatus especial dentro de la UE, entre otras opciones.

Sin embargo, Gibraltar lo tiene muy claro, ellos se sienten británicos y es una cuestión de identidad desde el Tratado de Utrecht de 1713, en el cual se reconocía la posesión británica de la Roca siendo esta cedida con perpetuidad y una única cláusula: si el territorio dejaba de ser británico, España tendría derecho a recuperarlo.

300 años después, en plenos Siglos XX y XXI Gibraltar ha celebrado dos referéndums para conocer la voluntad de su pueblo, y tanto en 1965 como en 2002, el resultado ha sido nítido: un 99,64% y un 98,7% en cada convocatoria se decantó por un pasaporte británico.

¿Sigue siendo una colonia?

En la página oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores español encontramos las razones principales por las que el Gobierno insta a Reino Unido a devolver la soberanía española al Peñón:

- Gibraltar es una colonia.

- La situación colonial de Gibraltar destruye la unidad nacional y la integridad territorial de España y es incompatible con la Resolución 1514 (XV), párrafo 6, de 1960, sobre descolonización en general.

-En el caso de Gibraltar, la ONU no ha reconocido el derecho a la autodeterminación.

El fin de semana del 9 de junio pasado, el Ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo,  acudió al Comité de los 24 para ponerles al corriente sobre cuestiones relativas a Gibraltar durante la revisión anual de los territorios que siguen en la lista de territorios sin autogobierno de las Naciones Unidas.

Picardo puso al día al Comité sobre la situación política de Gibraltar durante los últimos doce meses, incluyendo la posición de Gibraltar en relación a la decisión tomada en el Reino Unido de dejar la Unión Europea. Todos los escenarios son posibles. Seguiremos informando.