Sociedad

50.000 incendios al año en Europa

Artículo publicado el 10 de Mayo de 2007
Artículo publicado el 10 de Mayo de 2007
Europa se prepara para otro verano de altas temperaturas y de probables incendios. Entretanto, del 13 al 17 de mayo se celebra en Sevilla la 4ª Conferencia Internacional sobre Incendios Forestales.

En los últimos años, los más cálidos de la historia según los datos meteorológicos, se han producido, de media, unos 50.565 incendios forestales al año en territorio europeo y éstos han provocado numerosas pérdidas en términos de vidas humanas y de medio ambiente. Marcada por los cambios climáticos y por el calentamiento global, Europa se enfrenta todos los veranos con un problema al que todavía no ha conseguido dar una solución con una voz común. La FAO y la Comisión Europea auspician en SEvilla la 4ª Conferencia Internacional sobre Incendios Forestales, en la que expertos y responsables políticos tratarán de buscar soluciones a la tragedia de los incendios.

Un problema sobre todo mediterráneo

Debido a su localización geográfica y a las condiciones climatológicas con temperaturas altas en verano, países como España, Portugal, Italia, Francia y Grecia son los Estados miembro de la Unión Europea con mayor índice de riesgo de sufrir incendios forestales y donde se registran las mayores pérdidas en términos de superficie forestal quemada. Tan sólo en 2005, en el conjunto de estos cinco países, ardieron un total de 589.559 hectáreas (casi como la superficie de Chipre) y el número de incendios superó la media de los años anteriores, saldándose con 73.325 siniestros ocurridos en los meses de verano.

De estos cinco países, los dos más afectados son Portugal y España. Según datos del Informe Europeo de Incendios Forestales de 2005 del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, el 88% de los siniestros de ese año tuvieron lugar en suelo ibérico. Lo mismo ocurre con la superficie quemada: Portugal y España se reparten entre los dos el 85% de las 589.559 hectáreas quemadas en 2005.

La desertización: otra causa de los incendios

Las altas temperaturas no son la única causa de los incendios forestales en Europa. La sequía persistente que se ha vivido durante los últimos años con el descenso de los índices de precipitación, la gestión ineficaz de los bosques debido a una política deficiente de ordenación del territorio, la plantación de pocas variedades de árboles y, sobretodo, la desertización de las zonas rurales provocada por el abandono de las tierras contribuyen también a la situación que se vive en este ámbito en Europa. En 2003, según datos de la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertización, un 31% del territorio español y 18% del italiano se encontraban en una situación de vulnerabilidad extrema ante la amenaza de la desertización.

La acción criminal es otro de los motivos de la proliferación de los incendios, pero la Comisión todavía no dispone de recursos que le permitan determinar el porcentaje exacto de siniestros ocurridos provocados por causas humanas. Según el portugués Paulo Barbosa, investigador del Centro Común de Investigación del Instituto para el medio ambiente y la sostenibilidad, sito en Bruselas, “se generan incendios cuya causa todavía se desconoce y no es posible determinar”.

La actuación de la Comisión Europea: prevención insuficiente

De cara a esta situación, la Comisión Europea ha apostado por estrategias de prevención. A través del Centro Común de Investigación, la Comisión creó en 1997, un grupo de investigación para trabajar en el desarrollo y la implementación de métodos para elaborar previsiones del riesgo de incendios forestales y mapas de las zonas quemadas a escala europea.

La coordinación eficiente entre todos los sectores implicados en la política forestal se contempla en el 6º Programa Comunitario de actuación en materia de medio ambiente (2002) y en la aprobación, en 2003, del Reglamento (CE) nº 2152/2003, Forest Focus, que creó el Sistema europeo de información sobre incendios forestales (EFFIS) cuyo objetivo es elaborar mapas de previsión de riesgo de incendios de las áreas forestales con más posibilidades de verse afectadas, basándose en datos meteorológicos e imágenes tomadas por satélite, enviando cada día información actualizada a los veintisiete Estados miembro.

El Forest Focus ha terminado a finales de 2006, pero algunos de sus proyectos siguen vigentes hasta 2008. Este programa ha sido reemplazado por el LIFE+, un instrumento financiero de la Comisión de apoyo a políticas de medio ambiente.

Sin una estrategia eficaz de lucha contra los incendios, la Unión Europea se enfrenta a la necesidad de crear una política común en esta materia. “Se prevé”, según Paulo Barbosa, “que en el ámbito del Séptimo Programa Marco (2007-2013), se aprueben más medidas y se adopte legislación comunitaria para hacer frente a la situación de los incendios”.

Lea la versión original en portugués