Sociedad

Actos de bondad espontánea: comprar una camiseta para ser mejor persona

Artículo publicado el 1 de Octubre de 2009
Artículo publicado el 1 de Octubre de 2009
"Es como vestirse de superhéroe, solo que tu superpoder podría consistir en estar dispuesto a ceder el asiento en el autobús", dijo el Irish Times acerca de un grupo de jóvenes que mantienen reuniones de negocios en los árboles. A punto de sacar una nueva página web y una línea de camisetas, uno de los cuatro miembros describe la naturaleza de esta empresa.

Acabo de terminar mis estudios en el Trinity College de Dublín (soy licenciado en Filología Inglesa), pero no me atraía la idea de acabar currando en un McDonalds o pasar a engrosar las listas del paro. Entonces conocí a un grupo de jóvenes que se dedicaba a algo mucho más interesante. Cameron (19 años), su fundador y accionista, creó Ark° en noviembre de 2008. Sus profesores estaban convencidos de que se convertiría en un aburrido contable al que solo le preocuparan las ganancias y las pérdidas. Ronan (que dejó un prometedor trabajo en el Ministerio irlandés de Asuntos Exteriores), Bridget y yo, todos de 22 años, entramos entre febrero y abril de 2009. Hemos dejado atrás el mundo laboral porque queremos cambiar el mundo de manera pequeña pero significativa: con pequeñas acciones de amabilidad.

Los comienzos de Ark°

Cameron tenía 18 años cuando un amigo y él empezaron a emprender acciones de amabilidad espontánea. Empezó por comprarle un helado a la persona que estaba detrás en la cola y se convirtió en pagarles la gasolina a otros o invitar a comer a indigentes. Al mismo tiempo estaba al frente de una empresa independiente de ropa en Ebay y durante una agotadora caminata en los montes de Wicklow se dio cuenta de cómo podía combinar las dos cosas para cambiar el mundo: en lugar de reservar unas vacaciones en algún soleado rincón del Mediterráneo para celebrar el final de sus estudios secundarios visitó una fábrica ética en China y después sacó una línea de 600 polos diseñados por él mismo 100% algodón en diciembre de 2008. Hasta la fecha ha vendido casi 400 polos de la primera línea por menos de 28 libras (31 euros), y para su primera gran acción de amabilidad espontánea vació la cuenta bancaria de la empresa para comprar regalos de navidad para los indigentes.

(Foto: ©arkHQ.com)Ark° forma parte de un nuevo movimiento de empresas que demuestran a la gente que pueden hacer algo como consumidores. La próxima línea de polos se lanzará en noviembre de 2009 y estará centrada en torno a una campaña de Navidad dirigida a nuestra comunidad según cómo quieran cambiar las cosas. Cuanta más gente las compre mayor será el impacto. La línea cuenta con tres colores diferentes y polos de manga larga y corta que cuestan entre 20 y 30 euros.

Jóvenes emprendedores

Ark° se trata de celebrar reuniones de negocios en los árboles, saltarse la oficina para ir al cine y asegurarse de darse a los demás. En el festival Electric Picnic regalamos chapas en las que ponía sugerencias como por ejemplo 'Dale un abrazo a un desconocido'. Y la gente lo hacía, le ponían la chapa a otro y la sugerencia iba pasando de persona en persona. Para el final del fin de semana ya se habían convertido en todo un accesorio de moda. También organizamos proyectos que hacen que la gente pueda hacer llegar su amabilidad a quienes más la necesitan. Hace poco pasamos una tarde de domingo entreteniendo a unos abuelitos en una residencia. No estaban muy seguros de qué les esperaba cuando nos vieron llegar con juegos de mesa como Conecta Cuatro o Discover Ireland. En poco tiempo ya estaban cantando al son de la guitarra y jugando a las películas con nosotros.

El objetivo de estos proyectos consiste en asegurarnos de que damos ejemplo del mensaje que intentamos promover, además de demostrar a nuestros 400 voluntarios en más de veinticinco países distintos lo fácil que es hacer felices a los demás. Ya sea pintando las paredes de un orfanato en Zambia o ayudando a una familia a recoger la turba en los páramos de Connemara (Irlanda), ellos son la verdadera fuerza tras el movimiento. Afortunadamente, a diferencia de los profesores de Cameron, nosotros no creemos en un mundo basado en pérdidas y ganancias, los cuatro ganamos un sueldo por debajo de la media y el resto lo dedicamos a hacer que el mundo sea un lugar mejor, así de simple. Incluso haremos algo relacionado con el Tratado de Lisboa: el 3 de octubre recogeremos viejos carteles, los convertiremos en cajas de flores junto con otros voluntarios y se los daremos a nuestros vecinos.

Tres consejos para crear tu propia empresa:

1. Tu idea es tu activo principal

1. Tu activo principal es tu propia idea. Es peligroso dejar que se expanda y crezca en tu cabeza si no haces que vaya más allá. Es muy fácil soñar despierto y darle el visto bueno a tus fantásticas ideas si te las guardas para ti para evitar que te pinchen el globo. Pregunta a tus amigos lo que piensan sobre ella. Déjales que la critiquen abiertamente y le saquen fallos: es un ejercicio que a la larga compensa, aunque en el momento pueda herir tus sentimientos.

1. Cree en tus posiblidades

2. No dudes. Si crees que tu empresa puede tener éxito y ser sostenible, da el paso mientras sigas ilusionado. Compra el dominio, empieza a hacer llamadas, encarga tarjetas de visita. Cuesta poco pero podría ser la motivación que necesitas para dejar ese aburrido trabajo a jornada completa.

2. No gastes en publicidad

3. Pagar por publicidad es tirar el dinero: el 95% de tu mercado lo pasará por alto. Aprovéchate de la prensa: idea una historia que merezca la pena contar y consigue que te hagan publicidad de esta manera.