Sociedad

Bronislaw Geremek: memoria del compromiso

Artículo publicado el 20 de Septiembre de 2004
Revista publicada
Artículo publicado el 20 de Septiembre de 2004
Profesor de Historia, luchador polaco por la libertad y reciente candidato a la presidencia del Parlamento Europeo, Geremek es mucho más de lo que se ve a simple vista.

el compromiso con Solidarnosc

Geremek saltó a la palestra este verano cuando fue presentado como candidato de los liberales a la presidencia del Parlamento Europeo. Su designación fue calificada por muchos como un hito integrador, no sólo porque proviene de uno de los nuevos Estados miembro de la Unión -Polonia-, donde le plantó cara al totalitarismo, sino también porque representa a un grupo político de tamaño medio.

Lo que hace de Geremek -historiador de elite sobre Edad Media Europea- un europeísta convencido no es que posea un vasto conocimiento de algunos de los siglos más oscuros de la historia europea, sino su profundo respeto por cada individuo y su convicción en una causa. Es uno de los pocos políticos europeos respetado por todos los partidos, tanto de izquierdas como de derechas, a lo largo y ancho de todo el continente. Esto quizás se deba a que no trata de convencer a nadie, pero da buenos consejos basados en una perspectiva histórica más que en una perspectiva política.

En los 80, cuando Geremek se vio inmerso en el movimiento polaco Solidaridad, ya era bastante conocido por los historiadores de toda Europa, especialmente por los franceses y por los especializados en estudios medievales. Durante aquella época, también fue uno de los consejeros más íntimos de Lech Walesa, cofundador de Solidaridad posteriormente galardonado con el Premio Nobel. Cabe resaltar que Solidaridad, un sindicato, ha sido el mayor movimiento cívico en Europa durante la segunda mitad el siglo XX.

El eterno candidato

Una vez que Polonia recuperó su independencia en 1989, Geremek ejerció durante 12 años como miembro del parlamento polaco, el Sejm. Durante ese periodo presidió el Comité Constitucional (1989-1991) y el Comité de Asuntos Exteriores(1991-1997). Como ministro de Asuntos Exteriores (1997-2000), Geremeck progresó en las relaciones internacionales polacas: en 1998 Polonia presidió la Organización para la Seguridad y la Cooperación Económica (OSCE), y al año siguiente se unió a la OTAN.

Casi toda su vida política está marcada por los “casi”. Casi llega a ser Primer Ministro polaco en 1991, casi es nombrado por la ONU Alto Comisario para los Derechos Humanos y casi sale elegido presidente del Parlamento Europeo este último verano. Pero esta “mala suerte” política prueba que aunque haya perdido varias oportunidades, es lo suficientemente respetado para ser barajado como candidato para las cuestiones políticas más importantes.

Recientemente, Geremek ha compartido sus vivencias e ideas con los estudiantes del Colegio de Europa, donde es catedrático de Civilización Europea. También fue ayudante del Primer Ministro Belga, Verhofstadt, antes de que se crease la Convención Europea.

Tras la derrota en las elecciones al parlamento polaco de 2001, fueron muchos quienes vaticinaron la retirada de la vida política del “Profesor”, como es comúnmente conocido en la escena política polaca. Pero muy al contrario, reapareció con las elecciones al Parlamento Europeo de 2004, consiguiendo una ventaja de votos masiva en Varsovia.

Como Intelectual, pensador y luchador por la libertad, Bronislaw Geremek es la clase de persona que Europa necesita desesperadamente. Alguien a quien la maleza no le impide ver el bosque, alguien para quien la perspectiva histórica es más importante que la victoria politca a corto plazo. Podemos y debemos ver a Geremeck como uno de los padres fundadores de una nueva Europa, la Europa Unida.