Sociedad

Ecosia: negocio por el bien del planeta

Artículo publicado el 21 de Junio de 2017
Artículo publicado el 21 de Junio de 2017

Ecosia es un motor de búsqueda web que, como cualquier otro, obtiene dinero de la publicidad. Pero la particularidad de Ecosia es que cada mes invierte, al menos, 80% de sus ganancias en la plantación de árboles. Para la organización con sede en Berlín, fundada en 2009, la idea fue crear una herramienta fácil que también combatiera el cambio climático.

Cafébabel: Le hemos echado un vistazo a Ecosia y nos preguntamos ¿Cómo convierten "dinero de publicidad" en "dinero verde"?

Fátima T. Gonzáles: De todo el dinero que hacemos cada mes por medio de publicidad, hemos determinado que al menos el 80% de esa ganancia sea donada para plantar árboles. Trabajamos con diferentes proyectos de plantación que están en diferentes partes del mundo (Madagascar, Sudamérica, Asia, etc.). Cada proyecto tiene sus propias necesidades. Por ejemplo, la temporada de lluvia en Burkina Faso es ahora, mientras que la temporada de de lluvia en Indonesia comienza a finales de año. Sin embargo, no solo gastamos el dinero, también tenemos conversaciones con los líderes del proyecto para entender exactamente cuándo y cómo lo necesitan.

Cafébabel: ¿Cómo eligen los proyectos que financian usando sus ingresos publicitarios? 

Fátima T. Gonzáles: Al principio fue Christian Kroll, el fundador y actual consejero delegado, que no era un plantador de árboles, el que lo decidía. Se acercaba a grandes nombres porque no tenía experiencia. Con el paso del tiempo, fuimos afinando nuestro enfoque: ahora tenemos un encargado de esta área, tiene experiencia en plantación de árboles y restauración de paisaje. Ecosia no está plantando árboles por plantar, el objetivo principal es ayudar a combatir el cambio climático pero también tener un impacto positivo en las comunidades locales. Al plantar árboles, también estamos creando un modelo económico alternativo. Tenemos que equilibrar ambas partes: la plantación de árboles por el medio ambiente pero también por las personas.

Cafébabel: Han tenido bastante éxito a lo largo de los años, ¿Cómo miden su propio éxito?

Fátima T. Gonzáles: Ecosia tiene dos caras. Por un lado, somos una empresa tecnológica con un motor de búsqueda, por el otro, plantamos árboles. La forma en que medimos el éxito es a través de estas dos cosas. Primero por el número de árboles plantados. No aspiramos alcanzar cierta cantidad de ingresos sino alcanzar cierto número de árboles. Hasta ahora hemos plantado diez millones de árboles y estamos en camino de llegar al menos a treinta millones para fin de 2017.

Por supuesto, como motor de búsqueda, necesitamos calcular el número de usuarios. En este momento, tenemos treinta y cuatro millones de búsquedas semanales y cinco millones de usuarios mensuales. Es bastante para un motor de búsqueda alternativo y esto supone aproximadamente unos seiscientos mil euros por mes en ingresos.

Cafébabel: Este año, la EUSEW (Semana Europea de la Energía Sostenible, ndlr) está centrada en la digitalización de la enegía. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Fátima T. Gonzáles: Estupendo, están en el buen camino. Se avanza lento, pero seguro. Obviamente, la digitalización es el futuro. Como sociedad, todavía no confiamos lo suficiente en la digitalización y en los robots. Es muy importante acelerar nuestros esfuerzos cuando se trata de energía limpia y la lucha contra el cambio climático. Por ejemplo, se trata de compartir conocimiento. Nuestros proyectos de diferentes países, a menudo, no se conocen. Uno de los objetivos de Ecosia es que compartan sus conocimientos utilizando el poder del mundo digital para compartir información. Tenemos que aprender unos de otros porque debemos acelerar este proceso.

Cafébabel: Ecosia quiere luchar contra el cambio climático pero depende de un medio consumidor de energía (Internet, centros de datos, etc.). ¿No es eso contradictorio?

Fátima T. Gonzáles: Microsoft, al igual que Google, funciona con energía limpia, sus centros de información se abastecen con energía renovable. Es un gran paso adelante. Necesitamos encontrar alternativas para hacer que los monstruos de consumo de energía sean más respetuosos con el medio ambiente. Y eso es lo que Ecosia hace también, no puedes evitar que el mundo sea lo que es, las personas seguirán buscando. Sin embargo, ¿no es mejor si esto permite plantar árboles?

Cafébabel: ¿Contribuye Ecosia a mantener una forma de capitalismo y una sociedad consumista por usar Internet y hacer dinero por medio de la publicidad?

Fátima T. Gonzáles: El problema no es tan sencillo. La pregunta principal es: ¿cambiará este sistema? Hemos evolucionado así. Ahora, podemos tratar de convertirlo en algo verde. Ecosia trata de cambiar la lógica de negocio, tiene que ser por el bien del negocio, incluyendo el coste ambiental. El estándar para los negocios debería ser el de retribuir a la sociedad. Justo ahora, lo llamamos “negocio social” pero es lo que todo negocio debería hacer.

Cafébabel: ¿Qué piensa acerca del "Paquete de Energía Limpia" de la UE que la Comisión Europea presentó el pasado noviembre?

Fátima T. Gonzáles: Todo ha llegado demasiado tarde, pero no seamos pesimistas. Los objetivos son positivos, aunque podrían ser aún más ambiciosos. Necesitamos ser más rápidos y aprovechar mejor las tecnologías, así como promover la digitalización para tratar de resolver este problema. Es estupendo: más dinero que va hacia energía limpia. Sin embargo, el paquete en sí solo no es suficiente; tiene que ir de la mano con otros cambios, como el capitalismo. Tenemos que pensar más allá, tenemos que dejar de depender del consumo y el crecimiento para crear empleo. Eso necesita cambiar para que el paquete energético avance. Además, los consumidores también necesitan forzar alguna situación para cambiar. Ecosia existe gracias a sus usuarios. La decisión de usar Ecosia es lo que hace que se planten árboles. El consumidor es la clave. Si no cambiamos nosotros, nada cambiará.

________

Esta entrevista se llevó a cabo en la European Sustainable Energy Week, del 19 al 22 de junio en Bruselas.