Sociedad

Estonia, en el país de las maravillas

Article published on 6 de Noviembre de 2007
Article published on 6 de Noviembre de 2007
¿Aulas atestadas de gente? ¿Micrófonos que no funcionan y sillas incómodas sin ni siquiera un rincón en donde apoyar el cuaderno? Seguramente no está usted en Estonia.

Los cerebros de la Academia estonia han dicho basta a las estructuras obsoletas y a los métodos anticuados. Un campo delicado como el de los conocimientos merece mucho más. Este es, pues, el viraje decisivo. Basta con los pequeños institutos y con la competencia entre las diferentes áreas departamentales. Unidos se trabaja mejor. Y así es como el 18 de marzo de 2005 nació la Tallina Ülikool (Universidad de Tallin), nuevo monstruo de la enseñanza nacional, fruto de la fusión de numerosos institutos universitarios y de investigación como la Universidad Pedagógica de Tallin y la Biblioteca Académica Estonia.

Pasillos de tecnología y vitalidad

A unos pasos del centro histórico de Tallin y del relajante parque de Kadriorg, que una vez fue la residencia de verano de los zares y actualmente es el “jardín” del Presidente de la República, los edificios de Narva mnt (calle Narva) no dejan traslucir los secretos que llevan en su interior. Una fachada tan austera y solemne, un bloque moderno de acero y vidrio, difícilmente dan idea de la inmensa cantidad de tecnología y vitalidad que circula a lo largo de sus pasillos. Desde su creación, la Tlu (Universidad de Tallin) se comprometió a dar el máximo para poder transformarse en un centro de investigación reconocido a nivel internacional, ya sea estipulando relaciones importantes con socios extranjeros (alardea de 25 acuerdos inter-universitarios con institutos europeos, estadounidenses, japoneses y rusos), como haciendo uso intensivo de esos recursos que le han dado a la nación el apodo E-Stonia.

Entre las perlas de este nuevo y ambicioso desafío se encuentra su vocación europea. Tienen la voluntad de reflexionar sobre el ingreso en la UE, para formar una clase dirigente que sea capaz de pensar más allá de las fronteras nacionales. Y como por estos lugares del dicho al hecho no hay casi nada en el trecho, ya está listo el Máster de Estudios Europeos: Europeanization of Governance and Politics (Europeización de Gobernanza y Política), fragua del europeísmo y campo de entrenamiento para un nuevo tipo de educación. Estamos en la Universidad 2.0, o a un paso.

Ordenadores portátiles, Pda, webcam y dvd

Pasar a través de la puerta del Máster de Estudios Europeos puede representar un punto sin retorno. Apenas se entra en el recinto donde se imparte, es imposible no notar la hospitalidad del aula en donde cada estudiante tiene a su disposición un puesto para trabajar con el ordenador y un enchufe. ¿Tomar apuntes en el viejo cuaderno de cuadrícula? Vida nueva: aquí dentro el único ruido es el del tableteo de los teclados de los ordenadores portátiles.

Para viajar todas las semanas entre Finlandia y Estonia dentro del partenariado que esta universidad tiene con la de Tampere gracias al programa europeo EU Phare, aquí está la tecnología, la ayuda más simple, obvia y eficaz: Si Skype ha anulado las distancias entre amigos diseminados por el globo, ¿por qué no usar también para la instrucción un micrófono y una webcam? De esta manera el profesor aparece, no detrás del escritorio sino directamente en la TV. Lo mismo cuando perdemos una clase. Por estos lares no es necesario ir a clase a la fuerza.

Basta con usar el propio navegador, conectarse a un servidor y listo: ¡en directo con la clase gracias a las técnicas modernas del streaming video! Y por si esto fuera poco, la secretaría pone a disposición de los estudiantes los dvd con cada clase, listos para alquilar como en un blockbuster americano.

Resumiendo, tenemos todas las bases para hacer de este “niño” un joven exitoso. El uso intensivo de tecnología, el nivel de enseñanza decididamente alto, clases multinacionales y gran campo de acción para poner en práctica los conceptos estudiados. Sólo una cosa ha quedado igual: los exámenes todavía se hacen con lápiz y papel. Así que olvidemos Google y el Rincón del vago. Para saber las respuestas hay que ponerse a estudiar. Como en los viejos tiempos.