Sociedad

Estudiar la religión en la universidad... ¿pública?

Article published on 3 de Marzo de 2009
Article published on 3 de Marzo de 2009
La teología o el estudio "de las realidades relativas a lo divino"… ¿Dónde se puede estudiar esta materia en Europa y quién la paga? ¿El sector público o el privado?

La historia de la teología como disciplina universitaria no está libre de incidencias. Con frecuencia ha sido objeto de fuertes críticas, hasta el punto de llegar a ser eliminada, como sucedió en Italia en 1875. Las críticas también han sido muy virulentas en Alemania. Sin embargo, las facultades de teología, ya sean católicas, protestantes o ortodoxas, siempre han estado presentes en el mundo universitario de la Unión Europea.

Financiada por el Estado en Portugal

En Europa, los institutos de teología, ya sean de universidades privadas o estatales, generalmente se benefician de subvenciones y están facultadas para otorgar diplomas reconocidos. Las facultades de teología católica de las Universidades de Lovaina y de Lovaina la Nueva, en Bélgica, están subvencionadas en su totalidad por fondos públicos. Portugal es el único país europeo junto con Francia que tiene establecido en su propia Constitución el principio de separación del Estado y la Iglesia. Sin embargo, la facultad de teología católica de la Universidad de Lisboa disfruta de un estatus especial desde 1990, puesto que además de estar integrada en una universidad pública, está financiada por el Estado.

A pesar de la separación entre Iglesia y Estado en Portugal, los estudios religiosos son subvencionados con dinero público

En España, las universidades privadas (fundamentalmente universidades católicas) otorgan diplomas reconocidos por el Estado. Sin embargo, las universidades públicas tienen autorización para crear facultades de teología católica. En el Reino Unido y Francia, las escuelas de teología, aunque independientes, están reconocidas por la universidad que otorga los diplomas o integradas en la misma. En otros países de Europa, como los países nórdicos y germánicos, los Países Bajos y Grecia, las facultades de teología forman parte integrante de las universidades estatales.

El caso francés

La única excepción es Francia: allí, el estudio de la teología es externo a la universidad estatal desde 1885. Para Bernard Senelle, diplomado en teología católica, el laicismo francés, "que es una de las formas más radicales de laicismo", es "el resultado, no de una separación del poder político y del hecho religioso como tal, sino de una verdadera lucha anticlerical destinada a socavar la ascensión de la Iglesia católica sobre la sociedad así como la influencia de los militantes políticos cristianos". Esa lucha desembocó en 1879 en la prohibición de la enseñanza para las congregaciones católicas y en la proclamación de una escuela pública, gratuita y laica. Sin embargo, la jurisdicción francesa que se afana en defender un marco legal sin equívocos para el laicismo en la escuela ha pasado por alto completamente la enseñanza superior. En ella, la función eclesiástica no es obstáculo para ser profesor. Algunos ven en esto una aberración de la República francesa; otros, un indicio patente de la autonomía del mundo universitario. La universidad se considera un lugar de libertad en el que las conciencias ya no son conciencias en formación sino espíritus formados, críticos e independientes.

La harmonización del proceso de Bolonia plantea un problema especial en lo referente a estudios religiosos en Francia

Siempre que no altere el orden político, económico y religioso, la libertad de expresión prevalece en las universidades francesas. Sin embargo, a escala europea, el hecho de que en Francia no se estudie teología no deja de plantear un problema. La harmonización inherente al proceso de Bolonia, en efecto, plantea el problema de la convalidación en Francia de los diplomas canónicos obtenidos en el extranjero.

Bernard Kouchner, ministro francés de Asuntos Exteriores y monseñor Dominique Mamberti, secretario de la Santa Sede para las relaciones con los Estados, firmaron el 18 de diciembre de 2008 un acuerdo sobre el reconocimiento de los grados y diplomas de la enseñanza superior entre Francia y la Santa Sede, acuerdo que fue denunciado de inmediato por los universitarios franceses que ven en él un ataque al laicismo.

Agradecimientos a PRISME-Société, Droit et Religion en Europe, una unidad de investigación mixta integrada por la Universidad de Estrasburgo y el Centro francés de investigaciones científicas, que el 30 de enero de 2009 celebró una jornada de estudio sobre el tema de la religión en la universidad en Europa.