Sociedad

Ho Che Anderson: Solía dibujar cómics porno

Artículo publicado el 23 de Noviembre de 2007
Artículo publicado el 23 de Noviembre de 2007
Autor de King, el cómic de Martin Luter King, este canadiense de 38 años, artista de Graphic Novel, evoca su infancia y su carrera hacia al éxito.

Llego tarde, pero quando llego a la Galería de Arte Mirada, mi invitado espera sin agobiarse. Ho Che Anderson es un dibujante de cómic canadientse reconocido en la escena internacional gracias a su novela gráfica King, que narra la historia del líder afroamericano Martin Luther King. Alto, negro, siempre con sus gafas oscuras, parece un actor de Hollywood. Es la primera vez que visita Italia, y viene invitado al Festival del cómic Komikazen. Nos trasladamos al bar. La cerveza corre por nuestra cuenta. Es lo mínimo.

Infancia de ciencia ficción

Anderson nació ne Londres en 1969, pero a los cinco años se mudó a Toronto con sus padres. “Mi familia tiene una historia como cualquier otra. De Inglaterra a Canadá en busca de trabajo.” Dibujaba desde pequeño, pero sin frecuentar escuela de arte alguna: “Ni me gustan, o por lo menos, no están hechas para mí”. Y añade: “No pretendo menospreciar a quienes puedan enseñar en una escuela, pero por encima de todo está la motivación y las ganas de aprender por cuenta propia”. De joven, empezó con la lectura de cómics de ciencia ficción que abundan en la escena alternativa canadiense de los años ochenta. Entre sus favoritos figuraba American Flagg, de Howard Chaykin, y Love & Rockets, de los hermanos Hernández. Sin embargo, Anderson soñaba con Ronin, una obra de Frank Miller, conocido por el gran público gracias a la adaptación cinematográfica de sus cómics Sin City y 300: “No había visto nada parecido hasta entonces. Y en ese momento supe que también quería dedicarme a esto”.

Una carta lo cambió todo

Siendo menor de edad, Anderson empezó a ir de puerta en puerta por las casas editoriales. Al principio, muchas negativas y unos primeros trabajos editados con Vortex Comic, una editorial muy activa en aquellos años de la escena alternativa canadiense. Una carta inesperada lo cambió todo. “Recibí una aviso de Eros Comix, buscaban colaboradores. Ni yo mismo sé por qué, pero cuando huelo una oportunidad me lanzo de cabeza.” En realidad, se trataba de una nueva iniciativa de Fantagraphics, de Seattle, una referencia en el mundo del cómic underground. Poco después, Anderson debutó en la industria del cómic con I Want to be Your Dog, un cómic porno inspirado en un famoso fragmento de Iggy Pop & The Stooges. Tiene mucha labia, se encuentra cómodo y a sus anchas. Llegan las cervezas. Un brindis y seguimos donde lo habíamos dejado. Acaba de llegar al mundo del cómic, un ambiente de muchos blancos y muy pocos negros. Un detalle que pronto le sorprenderá con un cambio agradable.

King, mujeriego y con un ego desmesurado

Fantagraphics busca un autor para la biografía de Martin Luther King. Escogen a Anderson porque es el único dibujante de cómics negro en circulación. Sabe que no es el más cualificado, sabe poco sobre el líder negro, pero acepta. O es demasiado modesto o bien le gusta ser escueto contando su historia. Como para su King, mujeriego y con un ego desmesurado, una copia alejada de la iconografía oficial de líder sin mancha en su reputación. Una obra de tres volúmenes que tardó diez años en acabar. “Acepté con gran entusiasmo, pero enseguida me superó el gran volumen de trabajo.” Además, la falta de dinero, casi constante en aquellos primeros años de carrera, lo obligó a dedicarse a otros proyectos. La frustración fue ganando terreno. Anderson pasó por un periodo de crisis y tardó siete años en terminar el segundo volumen. De todos modos, el resultado final es notable: Un éxito de crítica y público tanto en Norte América como en Europa, dos mercados muy similares. “Estoy esperando las reacciones negativas que llegarán tarde o temprano”, bromea.

La biografía de King combina ficción y documentación esmerada. Ante todo, vemos al líder negro como un hombre dividido entre la esfera pública y la privada. Para describir las características se sirve una técnica narrativa inspirada en la película de Warren Beatty, Reds. De ese modo, gracias a una serie de testimonios que, según Anderson, dan opiniones que son “ciertas en un 99%, dichas por personas que vivieron en aquella época”, King queda retratado en toda su complejidad, con sus virtudes y su pasión por las mujeres y el poder. Algo que no gustó a la mujer del líder, fallecida en 2006.

El CURRÍCULUM DE HO CHE ANDERSON

Anderson y sus agitados inicios

“Creo que mis padres sabían que dibujaba cómics porno, aunque no creo que llegaran a leerlos nunca.”

Anderson versus Maus, de Spiegelman

“Nunca he entendido por qué se comparan nuestros libros: me parece ridículo. Son totalmente distintos.”

Anderson's tips on becoming a cartoonist

Anderson y la profesión

“Si quieres ser dibujante de cómics porque quieres dinero, mujeres o fama, vas de culo. Dibujar tiene que ser tu pasión y no poder dejar de hacerlo.”

Anderson y el futuro

Godhead es su próximo proyecto: en un futuro próximo, una multinacional construye una máquina para comunicarse directamente con Dios. El Vaticano no está de acuerdo y contrata a unos mercenarios para destruir el diabólico artilugio.

Foto en la página de inicio: Anderson en el Festival Komikazen (Emanuele Grifoni). En el texto (Emanuele Grifoni); galería de fotos (Ho Che Anderson); vídeo (Marco Riciputi).