Sociedad

Políticos norteamericanos: del atril al blog

Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2006
Revista publicada
Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2006
Los políticos estadounidenses, o como mínimo sus asesores, llevan la voz cantante en el uso de Internet en campañas electorales.

Ya durante las pasadas presidenciales, el demócrata Howard Dean logró, junto a su asesor Joe Trippi, una visibilidad extraordinaria con una gran organización en la Red. Pero no le sirvió para lograr ser el candidato a la presidencia del Partido Demócrata. Internet todavía no pesa tanto. Aunque los esfuerzos merecieron la pena, pues los blogs llegaron para quedarse a las campañas electorales, como lo demuestra que muchos candidatos de las elecciones parciales de mañana 7 de noviembre de 2006 en EE UU tengan uno. Puede que el día de mañana los discursos se den en la Red.

Joe Lieberman: Llamativo hasta decir basta

No lo escribe él, sino un colaborador, y está financiado por “sus amigos”. Pese a ello, es uno de los más interesantes, tanto por su diseño como por sus contenidos. Cuenta con un vídeo de introducción, con un grupo de fotos en la popular página web Flickr, con enlaces y otros recursos típicos de bloggers. Y lo que es mejor, el blog es una parte destacada de su sitio web. Tiene, eso sí, una gran pega, y es que no permite comentarios de los lectores. Un error, porque crear comunidad es una de las claves de un blog político. Su función no es sólo la de ser un altavoz, sino la de permitir el debate. Como reconocen los expertos, la otra es recoger fondos. Algo que se puede hacer desde un 'banner' que acompaña la página de Lieberman.

Rick Santorum: La comunidad por delante

Rick Santorum, senador republicano por Pennsylvania, es uno de los baluartes de su partido y se enfrenta a la reelección. “Running with Nick” (Compite con Nick) es la cita que abre su blog en inglés y español. Muy apropiada, pues éste se centra en la creación de una comunidad de usuarios. Permite registrarse para acceder a más servicios y directamente a su tienda en línea donde comprar artículos de mercadotecnia electoral. Contiene una lista de blogs “amigos” y, en este caso sí, están permitidos los comentarios, aunque sólo de las personas registradas. De este modo se evitan críticas. Además, Santorum se atreve a contribuir escribiendo sus propios textos en el blog. Discursos on line.

Dennis Hastert : El más personal

El caso del republicano Hastert es peculiar. Se enfrenta a una reelección que le ha pillado en medio de un escándalo -el de Foley- y es presidente de la Cámara de Representantes. Pese a todo, tiene bastante segura la victoria en el distrito 14 de Illinois. Es probable, sea uno de los motivos por el que cuenta con un blog muy personal, repleto de reflexiones y con nulo espacio para la participación o la captación de fondos. Tanto es así, que ni siquiera parece un blog electoral. Más bien se trata de un espacio personal -dentro de una página oficial- con textos propios sobre asuntos de actualidad. Una rara avis para ser un blog de un político estadounidense.

Barack Obama: Apuesta por los podcast

Es curioso el caso del sitio web del demócrata Barack Obama. En él, en lugar de un blog, se ha apostado por un podcast, o lo que es lo mismo, por utilizar audio en lugar de texto. La idea es similar que en el resto de casos: servir de altavoz de las ideas y propuestas del candidato. De hecho, es él quien narra los podcasts. Por supuesto, en su web hay agenda, posibilidades de contribuir económicamente o un boletín de correo con las últimas novedades. Pero el uso del podcast muestra a un candidato que, como mínimo, tiene unos asesores que conocen la Red y que no se asustan ante sus posibilidades, sino que las explotan.

Europa: De las reflexiones de Wallström a la crispación española

Todavía no ha habido en Europa una verdadera eclosión de las bitácoras políticas. Es cierto que hay algunos grandes que sí cuentan con instrumentos de este tipo, como son los casos la presidenta alemana Ángela Merkel o el líder conservador británico David Cameron. Pero aún son pocos los políticos europeos que han utilizado el blog como arma electoral. Mucho menos los que lo escriben personalmente. Para ellos, es más sencillo aparecer delante de la cámara, como toda la vida.

Dicho esto, hay excepciones. Una de ellas es el blog de la comisaria europea de Relaciones Institucionales y Comunicación Margot Wallström, quien ha perdido el miedo al blog a base de escribir en él. Aunque no tenga un sitio muy actualizado, al menos hay comentarios, fluidez y estilo más propio de un blog que de un político. Lleva casi dos años en la Red y eso se nota. Además, evita la crispación sin eludir los temas de actualidad. Lástima que su ejemplo no haya calado demasiado en las instituciones europeas.

Con 1.080.000 blogs en 2005, España es uno de los países donde más gustan los blogs. Sin embargo, la mayoría de los políticos españoles aún no se han dado cuenta de su valía, pese a que muchos parlamentarios cuentan con uno. La otra cara de la blogosfera política es cuando no se usan bien o se usan con fines sólo propagandísticos y no como herramienta de comunicación y reflexión personal. Bueno es intentarlo, co lo ha hecho Pepe Blanco, secretario de organización del Partido Socialista español. Aunque sólo sea para aumentar la crispación general deslizando aquí y allá pildorazos contra el ex presidente español Aznar. Quizá a base de batacazos nuestros políticos al final aprendan algo sobre la Red.

Fotos (por orden de aparición). Micro: Farlane/Flickr; Howard Dean: Nick Davis/Flickr; Joe Lieberman: Dbking/Flickr; Rick Santorum: Michael Righi/Flickr; Dennis hastert: Bistrosavage/Flickr; Barak Obama: Sister72/Flickr; Margot Walström: Cafebabel.com

Si desea leer sobre la presencia de la religión en la campaña norteamericana, pinchar aquí.