Sociedad

Por qué la Resolución 1701 falla y debe ser rechazada

Artículo publicado el 23 de Agosto de 2006
Artículo publicado el 23 de Agosto de 2006
Aprobada por unanimidad, la Resolución 1701 de la Organización de las Naciones Unidas pretende poner fin al conflicto entre Israel y Hezbolá en el Líbano.

La comunidad internacional está ejerciendo de vasallo del expansionismo imperialista israelí a través de la oficina de las Naciones Unidas. Se desprende de los términos e implicaciones de la Resolución 1701 de la ONU que constituye la base de una resolución propuesta para la crisis actual en el Líbano.

Reconociendo a las verdaderas víctimas

La resolución requiere la liberación inmediata de los dos soldados israelíes capturados, pero no solicita a Israel que libere a los prisioneros libaneses. El texto de la resolución apenas sugiere a Israel que se ocupe del asunto de los prisioneros. Es más, falla a la hora de tratar la cuestión de los más de 9.000 palestinos y libaneses prisioneros en Israel.

La Resolución 1701 parece querer victimizar al bando de los tanques, los destructores, los submarinos, los F-16 y las armas químicas y nucleares. 1.300 inocentes civiles han sido asesinados de forma brutal y bárbara durante el último mes. Israel ha bombardeado escuelas, barrios residenciales, hospitales, estaciones depuradoras, y ha dejado un legado mortal de bombas de racimo sin explotar por los campos libaneses que asesinarán y mutilarán en las próximas décadas a quienes se aventuren en ellos. La víctima es el pueblo libanés.

La Resolución 1701 sostiene que una fuerza internacional deberá ser enviada al Líbano a “mantener la paz”. Sin embargo, el pueblo del Líbano nunca aceptará la ocupación de tropas extranjeras, pues estaríamos hablando de tropas de antiguos poderes coloniales como Italia, Francia y los herederos del Imperio Otomano. Para los libaneses con una fuerte conciencia histórica, tal opción es inviable.

Existe un doble rasero detrás de la estrategia de Israel al reclamar apoyo internacional para su política militar expansionista. Llaman a la Organización de las Naciones Unidas para que intervenga, mientras sigue violando alrededor de 70 resoluciones de las Naciones Unidas, incluyendo la 242, que exhorta a Israel a retirarse a sus fronteras anteriores a 1967. Así pues, la ONU no puede predicar en el Líbano sobre la violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas cuando el mismo Israel es el mayor culpable de este crimen.

Un plan de paz viable

La paz en Medio Oriente vendrá sólo cuando las fuerzas de ocupación extranjera se vayan. Sin embargo, la Resolución 1701 revertirá esta tendencia enviando más tropas extranjeras a tierra Árabe y prolongando el conflicto en Oriente Medio.

Está claro que esta Resolución no hará nada por la paz. De hecho, conducirá a más derramamiento de sangre, más sufrimiento, más matanza y más lágrimas. No hace nada para proteger a las víctimas y les da a los agresores todo lo que quieren. No hará nada para entablar negociaciones de paz entre Israel, Líbano y Palestina.

Para tener un proceso de paz viable en Oriente Medio es vital que los progresistas de Europa hagan causa común con los grupos dentro de Israel que se oponen a las acciones del Estado israelí. Debe darse apoyo a aquellos que están dentro de Israel y que buscan reformar el país para pasar de ser un bastión del imperialismo estadounidense muy militarizado a un Estado viable que pueda coexistir en paz con sus vecinos. El Estado de Israel es una realidad y cualquier solución que no tome en cuenta este hecho está condenada a fracasar. Aunque Europa no puede detener la agresión de Israel, puede asegurarse de que Israel pague un precio económico por lo que hace. Es lo menos que les debemos a palestinos y libaneses.