Sociedad

¿Qué es un indígena europeo?

Article published on 17 de Mayo de 2011
Article published on 17 de Mayo de 2011
Los Verdaderos Finlandeses, partido nacionalista y euroescéptico, son la tercera fuerza política de Finlandia: ¿se trata de una excepción nórdica? Con Marine Le Pen, líder del Frente Nacional francés, en un nuevo estilo que sacude los sondeos en Francia o la Liga Norte en Italia, Europa es habitada por europeos más 'puros' que nunca.
O al menos es eso que quieren que creamos y muchos no estamos dispuestos.

Hablar de cosas como origen, sangre o raza cuando evocamos la identidad nacional, tal y como hacen las derechas populistas europeas, es rechazar de golpe a esos que encarnan la alteridad: los inmigrantes. Europa, tradicional tierra de inmigración incluso si Francia e Italia se empeñan en cambiarlo modificando el espacio Schengen, está paradójicamente poblada por movimientos políticos que basan su ideario en la idea de autenticidad. Y lo peor es que están ganando apoyo. En Reino Unido encontramos a Nick Griffin, líder del Partido Nacional Británico de extrema derecha: “Los indígenas de esta isla son los ingleses, los escoceses, los galeses y los irlandeses. Aquí, somos nosotros los aborígenes”, llegó a declarar. Con ello, pretendía hacer que ver que la cultura originaria de la isla no debería ser mezclada con esa que traen los que no son indígenas: una búsqueda de autenticidad que se aleja de la naturaleza británica. En Italia también saben de qué va el tema: La Liga Norte (que ya tiene experiencia en anuncios electorales polémicos) ha utilizado el concepto de indígena en una de sus campañas electorales, en la que se podía ver un indio americano con el lema: “Ellos sufrieron la inmigración. ¡Ahora viven en las reservas!”. El concepto de indígena, sin embargo, tiene aún un sentido bastante diferente, tal y como recuerda The Guardian.

El populismo gana adeptos con la crisis económica

En Finlandia, sólo el 3,1% de la población es extranjera, pero el partido de derechas Verdaderos Finlandeses acaba de conseguir un 19,1% de los votos en las elecciones. Y no están solos. El populismo anti inmigración triunfa además en Austria, Italia, Francia, Polonia, etc. Aunque todos estos países sean muy diferentes, la idea de una ‘amenaza extranjera’ triunfa en todos ellos. Y siguiendo ese miedo a los que consideran invasores, se agarran con fuerza a las raíces. En Polonia, rdzenny Polak es la palabra usada para describir a esos polacos ‘puros’. En todos los países se busca esa idea de aborigen: en Gran Bretaña, se dice que esos que son '100% ingleses'  descienden de los Celtas, de los Vikingos y de los Normandos. Todos pueblos que hablan de un pasado mítico de guerreros. Pero aún sabiendo eso, personas como Nick Griffin se rebelan contra los que califican al pueblo inglés como mestizo (o sangre sucia, a lo Harry Potter).

Estos discursos sobre el origen, argumento político europeo del momento (especialmente en Francia con el reciente debate sobre la identidad nacional), suscitan un cierto malestar. Según el periodista belga Hugo Camps, debatiendo sobre la idea de ese hipotético indígena europeo nos arriesgamos a que todos acabemos por no querer ser europeos.

Ilustración: Henning Studte/ studte-cartoon.de