Sociedad

Sans A_: el medio que da voz a los sintecho

Artículo publicado el 21 de Marzo de 2016
Artículo publicado el 21 de Marzo de 2016

Martin no se ha tomado vacaciones desde hace dos años y medio. Con todo, ha estado bastante ocupado estos últimos tiempos montando Sans A_, un medio dedicado a las personas sin hogar y a las víctimas de la precariedad. Entrevista con un tipo de gran corazón.

Con camiseta a rayas y abrigo de invierno al hombro, los hojos cansados por la falta de sueño y un pitllo entre los labios, Martin Besson se parece a cualquier joven parisino. Salvo porque, a sus 20 primaveras, ya está al frente de un medio de comunicación. Hace dos años y medio, justo cuando la crisis de los medios de comunicación estaba en su apogeo, él fundó  Sans A_, un sitio que cuenta, a través de fotos y textos, la vida de los sintecho. Gracias a su labia y su determinación, Martin reclutó rápidamente a 80 voluntarios en su aventura, recaudó fondos y sedujo a 5.000 lectores.

La realidad diaria es algo menos rosa. "Reunión tras reunión para la más mínima decisión", "encontrar un 'business model'", "gestionar los egos", "pasar del estatuto de asociación al de empresa", "responder 70 correos", en la terraza de un café, encadena las tareas que marcan el ritmo de sus días y sus noches. "Es complicado, pero creemos en ello", suelta sin duddarlo, buscando fuego para volver a encender su cigarrillo. Y es con esa misma convicción que, ante su primera cerveza del día, habla con cafébabel sobre este proyecto, que ocupa prácticamente todos sus pensamientos.

cafébabel: ¿Cómo te dijiste, con 18 años: "voy a crear un medio sobre los sintecho"?

Martin Besson: Cuando tenía 17 años, pasaba por la calle, veía a esa gente fuera y hablaba o me fumaba un pitillo con ellos. Así que ya estaba un poco sensibilizado con este tema. Después, tras haber acabado un bachillerato profesional en el ámbito de las ventas, me dije que tenía que darle un sentido a  mi vida. Está bien tener el bachillerato, está bien jugar a la consola, pero si no hay más que eso en la vida, no es interesante ni hacemos ningún bien a los demás. Así que me dije: "voy a pasar una semana en la calle como un sintecho". Y, finalmente, esa semana se transformó en un día, porque era extremadamente violento y fue ahí cuando entendí lo que necesitaban los sintecho, que era ser visibles. 

cafébabel: ¿Qué era violento?

Martin Besson: Estás sentado en la acera, te hielas, estás en un barrio bastante acomodado, no tienes dinero y ves a la gente que habla de su velada, de sus compras, etc. Ahí, ya, te llenas de tentaciones y de mucha frustración. La gente no te mira o lo hace como a la mierda. Pero, al final, te dices que te miran así porque no tienen tiempo que perder. ¿Por qué iban a interesarse por un sintecho? 

cafébabel: ¿Es entonces el objetivo de Sans A_ que nos tomemos el tiempo de hacerlo?

Martin Besson: De hecho, me dije que había que hacerlos visibles, pues muchos de los estereotipos sobre los sintecho vienen del hecho de que no conocemos su historia. Si la conociéramos, iríamos a hablarles. Ya no se trataría de un vagabundo, sino de Jean-Claude, Jean-Marc, Sophie... que tienen una historia y un pasado.

cafébabel: ¿Recuerdas al primer sintecho que entrevistaste?

Martin Besson: Sí, por supuesto, fue una bofetada. La persona explicaba su trayectoría y tu te dabas cuenta de que eso le podía pasar a todo el mundo. 

cafébabel: No son pocas las personas que no se paran a hablar con las personas sin hogar, no por indeferencia, sino porque se sienten un poco intimidadadas. ¿Cómo va, en general, cuando abordas a una persona sin hogar? 

Martin Besson: ¡Bien! A menudo se sorprenden bastante. A veces, reaccionan mal cuando les decimos que somos periodistas, pues se dicen: "Ah, sólo vienen a vernos cuando pasa algo". Pero después, les explicamos nuestro trabajo y les gusta. 

cafébabel: ¿Y en qué se diferencia vuestro enfoque del de los medios clásicos?

Martin Besson: En general, hablan de estadísticas y tienen un imperativo de producción. Nosotros también queremos hablar de estadísticas, pero sobre todo contar una historia y nos tomamos el tiempo para hacerlo. Recientemente, Sans A_ se ha ampliado [para abarcar] todas las formas de precariedad pues, al fin y al cabo, el problema de las personas sin hogar es bastante visible: vas a la calle y los ves, pero no se habla de las personas en situación de precariedad, del problema de la vivienda, de los problemas relacionados con la discapacidad, con la salud... Hemos elegido girar en torno a todas esas problemáticas que están bastante relacionadas, con el fin de sensibilizar a la gente y empujarlos a actuar. Sans A_ no es un medio activista, pero es un medio comprometido que cree que hay que hablar de esas causas.  

cafébabel: ¿Qué esperas cuando publicas un artículo?

Martin Besson: Lo interesante es que se crea la interacción entre los lectores y los Sans A_. Por ejemplo, Brigitte nos dijo que, después de [haber publicado] su perfil, mucha gente fue a verla a la calle y su cuñada nos contactó. Así que, como ves, esto muestra el poder de las redes sociales, lo que pasa cuando haces algo bueno. También hay  gente que nos dice: "Gracias, gracias a vosotros mi visión ha cambiado". ¡Y esto, esto es algo grande! También puedo leerte el mensaje que Samuel -un miembro de Sans A_- me envió el  otro día: "A veces, hay cosas que te devuelven la fe en este oficio. Anoche, tomé un café con Caroline. Caroline es la ex de Pierre, un excamarero que vive en la calle y que había retratado hace unas semanas con Corentin. Ella no había tenido noticias de Pierre hasta que leyó su perfil anoche. Se le salieron las lágrimas y yo tuve la confirmación de que no hacemos todo esto para nada".  

cafébabel: ¿También esperas algo por parte de la clase política? 

Martin Besson: No, en absoluto. Estoy muy lejos de todo eso. Y no me apetece que ningún político se aproveche de Sans A_, porque nos las apañamos muy bien con nuestros lectores. Además, francamente, hace 30 años que las asociaciones hacen un trabajo de locos para que [los políticos] se ocupen de estos temas, hace lustros que los políticos conocen estos problemas, pero no son capaces de cambiar las cosas, algo que vemos claramente con la ley de trabajo en este momento...

cafébabel: Precisamente, ¿no tienes ganas de hacer algo más que periodismo para que las cosas se muevan?

Martin Besson: No puedes ser activista haciendo un medio de comunicación, eso no funciona. No puedes llevar a cabo acciones activistas y después decir: "Hola, os estoy informando". Hay un problema de objetividad. Ése no es nuestro papel. 

cafébabel: Sí, pero el periodismo que hacéis ya es de por sí un acto social, ¿no?

Martin Besson: Sí, pero eso no es activismo. En cambio, en el futuro, haremos algo más. Vamos a lanzarnos en el periodismo de soluciones. Entrevistaremos a alguien y esta persona nos dirá: "Mi sueño es este" e intentaremos hacer que éste se cumpla gracias a los lectores, quienes serán libres de participar o no. 

cafébabel: ¿En qué sueñan todas esas personas que viven en la precariedad? 

Martin Besson: Es difícil generalizar. El sueño de Serge era abrir un café para las personas sin hogar, por ejemplo. Emmanuelle querría conocer a su cantante favorito en Barcelona. Todos tienen deseos y ambiciones diferentes. Pero cuando hacemos su retrato, son felices con sólo contar su historia, hablar y compartir. Esperan que esto pueda provocar un cambio. 

cafébabel: ¿Cuál?

Martin Besson: Para los sintecho, que la gente de la calle los mire un poco más y mejor, que se les preste atención. Para las personas con discapacidad, que se les diga: "Ah sí, tienen muchos problemas", y que se ponga solución a esos problemas. Hay muchas cosas... Así que nosotros, lo que intentamos hacer, es llevar algo de felicidad, cosas positivas a sus vidas al contar su historia. Y si, gracias a eso, conseguimos convencer a dos o tres personas, ya va bien. Si conseguimos convencer a más, mucho mejor. 

__

Este artículo fue coordinado por la redacción de La Parisienne de cafébabel. Toda denominación de origen controlado.