Sociedad

Tener un buen par de melones

Artículo publicado el 12 de Agosto de 2010
Artículo publicado el 12 de Agosto de 2010
Los senos ha sido siempre un objeto de fascinación y de representación de la mujer en la cultura europea. Instrumento de atracción, tienen también una función alimenticia, pues nos nutren al nacer. Pero, cuando deja de sustentar al hombre después del capacho, sigue alimentando sus inspiraciones

Por ello, el soplo creador del hombre cae por completo cuando se trata de describir un pecho abundante. Seguramente animadas por el aspecto alimenticio del seno, las referencias a la comida son muy corrientes en Europa. En Italia prevalece su relación con la leche: “Ha una latteria sotto il reggiseno” (“tiene una fábrica de leche”). En España, se compara el pecho directamente con una de las frutas más grandes del mercado y así una mujer puede “tener un buen par de melones”. Pero como no todo es físico, los españoles también tienen en cuenta la 'pechonalidad’ (una juego de palabras entre personalidad y pecho). Cada cual se las arregla como puede...

En Alemania y en Francia predomina sobre todo el aspecto arquitectónico. El francés dirá que “il y a du monde au balcón” (“hay gente en el balcón”) por el elemento arquitectónico que deja intuir un gran pecho. El alemán, más bruto, dirá “hay mucha madera delante de la cabaña” (“sie hat viel holz vor der hütte”). Tal vez por el calor que procuran un par de pechos...

En Inglaterra, es mejor quedar como un caballero puesto que boob (‘teta’) significa también ‘idiota’. Y parece que se escucha muy a menudo decir, cuando la lengua se bifurca, que la familia real “se vuelve idiota” (“make boob of themselves”).

A todos aquellos que piensan que los grandes pechos dejan impasibles, una noticia iraní subraya que los escotes provocan temblores de tierra. Y si no, un estudio científico intenta demostrar que mirar senos aumenta la esperanza de vida. Así que, muchachos, sed sanos y tomad teta.

Imágenes: ilustración ©Henning Studte ;Vídeo: arven979/You Tube