Valencia

MEMORIA DEL CURSO "LEGISLADORES Y JUECES" EN ARANJUEZ

Artículo publicado el 18 de Julio de 2008
Artículo publicado el 18 de Julio de 2008
Con el sol brillante pero suave clima, los días pasados en Aranjuez (14-16 Julio) han sido muestra de una buena combinación entre formación, y paseos por la ciudad y su entorno.

El curso comenzó con una extensa alocución de Jose Bono, Presidente del Congreso, que se dedicó a hacer un repaso de sus funciones al frente de la Cámara y a mostrar las dificultades que tiene una función moderadora para una persona que ha dedicado su vida al debate.

Ignacio Astarloa revisó las últimas leyes aprobadas por las Cortes y a realizar una crítica sobre las mismas, insistiendo en la disponibilidad de su partido a llegar a consensos.

Enrique Arnaldo, director del curso, moderó una mesa redonda en la que el Magistrado del Tribunal Constitucional, Rodríguez-Zapata y Manuel Campos, Magistrado del Tribunal Supremo, trataron la relación entre el Derecho Comunitario y el Derecho Estatal, sobre todo desde el punto de vista de los jueces. Es interesante resaltar que Rodriguez-Zapata hizo una revisión de la doctrina del Tribunal Constitucional, y añadió su convencimiento de que tarde o temprano el Tribunal tendrá que elevar alguna cuestión prejudicial ante el Tribunal de Luxemburgo.

Por la tarde pequeña incursión en el curso de al lado, ya que el nuestro no tenía nada programado. Interesante debate sobre la cuestión religiosa y la laicididad en una mesa presidida por López Aguilar, director del curso, que mostró sus grandes dotes de oratoria y persuasión en sus razonamientos conclusivo (lo sentimos pero no hay foto)

 Cena de bocadillo al fresco de Aranjuez y largas conversaciones con el grupo, mayoritariamente ajeno al mundo jurídico, y asistente a otro curso, probablemente mucho más instructivo, pero seguro que más apetitoso, pues era sobre vinos y había cata de los mismos todos los días.

El martes fue una jornada más concentrada que la anterior. Comenzó con Arturo García Tizón, que sustituía a Soraya Saenz de Santamaría. , algún punto interesante sobre sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional que no pasó de ser una mera opinión personal sobre la posibilidad de que se llegue a un acuerdo conjunto entre PSOE y PP. El interés en el curso de al lado, y la tardanza de D. Manuel Pizarro, motivó una nueva escapada a visitar a López Aguilar, que en su tónica habitual deleitó a los presentes (casi todos éramos infiltrados de otros cursos) sobre su experiencia en el Ministerio de Justicia respecto a la cooperación con las confesiones religiosas. Por la tarde mesa redonda con Virgilio Zapatero, Hernández Gíl Álvarez-Cienfuegos, González Rivas y Jesús Chamorro. Vibrante en algunos momentos, pero el cansancio se fue apoderando de nosotros.

El martes por la noche estuvimos más animados, e incluso algunos nos atrevimos con el karaoke. Por la mañana ya nos costaba más levantarnos, pero había que acudir a la última jornada del curso. La mesa prometía, con Jordi Jané i Guasch, que no fue fiel a su condición de diputado convergente y se expresó con sinceridad al expresar su deseo de que en los temas de justicia se llegue a un acuerdo de los dos partidos mayoritarios, aunque perjudique a su formación política. Adolfo Prego, Magistrado del Tribunal Supremo y vocal del Consejo General del Poder Judicial, hizo hincapié en la necesidad de renovación del Consejo y en la reforma de las competencias del Tribunal Supremo, para que funcione realmente como un Tribunal de casación. Magro Servet, Presidente de la Audiencia Provincial de Alicante nos dio una clase sobre aplicación de las nuevas tecnologías en el ámbito judicial, resaltando la necesidad de que se pueda recibir formación virtual de conferencias y cursos; también propuso la creación de un servicio de letrados en prácticas para ayudar en las tareas del Tribunal Supremo. La ponencia del Secretario de Estado de Justicia, Julio Pérez Hernández, fue de lo más interesante del curso, al poner el acento en las futuras reformas, y no dejarse nada: reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, con el traspaso de la instrucción de los jueces a los fiscales; reforma del Código penal (incluido el tema de la prescripción); creación de los Consejos autonómicos de Justicia; acceso a la carrera judicial, compatibilizando el actual sistema de oposición con la creación de un Máster de Postgrado.

 Además, nos llegó la noticia de que finalmente la Presidenta del Tribunal Constitucional no podría venir el jueves por la mañana a dar una conferencia, con lo que no podríamos saludarla.

La entrega de diplomas fue curiosa. El director, Enrique Arnaldo manifestó que ya había recogido cinco diplomas que le interesaban y que dejaba el resto sobre la mesa, que cada uno buscase el suyo. ¿Quizá fue fruto de los bailes de los jueces en el pub del karaoke o que no tenía ganas de repartirlos?

Escrito por: Viviana Salgueiro y Joaquín Sarrión.