Dos suecos bombardean Bielorrusia

Artículo publicado el 6 de Julio de 2012
Artículo publicado el 6 de Julio de 2012

“La gente nos acusa en ocasiones de ir demasiado lejos”, nos advierte la primera línea del manifiesto redactado por Studio Total, una agencia de publicidad instalada en Suecia. Justifican sus acciones, que van más allá de la corrección política, asegurando que es esta misma transgresión la que les lleva a lugares de interés como, en este caso, la apodada “última dictadura de Europa”. The Local, un medio digital sueco, informó recientemente de que dos empleados de esta agencia irrumpieron en el espacio aéreo bielorruso, volando a la mínima altura permitida, sin ser detectados por el radar de seguridad aérea del país. Si bien es cierto que, en lugar de dirigirse a la capital, Minsk, decidieron atacar la ciudad de Ivianiec, ambos pilotos procedieron a arrojar centenares de ositos de peluche etiquetados con consignas que llamaban a la instauración de la libertad de expresión en Bielorrusia. El Ministerio de Defensa de este país ha negado la incursión acaecida supuestamente el pasado 4 de julio de dos naves Jodel y ha apuntado que dicha proeza ha tenido lugar en el país de origen de esta agencia. Por otra parte, es difícil comprobar si los peluches lanzados, en el caso de que hubiesen tocado suelo bielorruso, fueron rápidamente secuestrados por la policía. En definitiva, no queda claro quién saca provecho mediático de esta hazaña: si la agencia de publicidad por su valor o la inexistente libertad de expresión de Bielorrusia.