Los “sacrificios” de Italia y las lágrimas de su ministra de trabajo, Elsa Fornero

Artículo publicado el 5 de Diciembre de 2011
Artículo publicado el 5 de Diciembre de 2011

Una editorialista feminista la definió como “la ministra más bella del mundo”. Elsa Fornero, 63 años, nueva ministra de trabajo del gobierno de Monti, se emocionó ayer antes de pronunciar la palabra “sacrificios”, como los que tendrán que hacer los italianos cuando el Parlamento apruebe las reformas de ahorro que ayer presentó el gobierno italiano: dentro de diez años, la jubilación quedará establecida en los 67 años. El primer ministro, Mario Monti, le sonreía: “puedes emocionarte, pero corrígeme si estoy equivocado”. Elsa Fornero, economista y profesora en la Universidad de Turín, captó inmediatamente la atención de los medios, que titularon sobre sus lágrimas en vez de sobre el plan de austeridad. La opinión pública considera que fue una reacción sincera y que, además, recuerda a la de Ségolène Royal tras perder las primarias del Partido Socialista Francés o a la de Martine Aubry tras la derrota en las legislativas de 2002. En política, ¿hay lugar para el llanto?